oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
INTERNACIONAL - Los bancos centrales convierten al petróleo en el nuevo "patrón oro" Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Internacional
Viernes, 07 de Junio de 2013 09:45

La pregunta ahora es: si los tradicionales termómetros de la economía han dejado de ser fiables en un entorno de intervención absoluta del mercado, ¿qué queda? Expertos como el profesor Kent Moors, que ha trabajado como asesor en materia de energía para los gobiernos de Estados Unidos, Rusia, Iraq, Kazajistan o Kurdistan, así como para las mayores empresas del sector, lo tiene claro: el petróleo es el "nuevo patrón oro". "Lo que está ocurriendo es diferente al clásico apetito por el riesgo. El oro ha caído más de lo que han subido el resto de mercados, con lo que lo que está ocurriendo va más allá de tratarse de la parte inversa del llamado proceso de búsqueda de refugio", asegura en un artículo en Money Morning.

El petróleo no sigue el 'rally' del resto del mercado

De esta manera, si se miran los precios del petróleo, el Brent, de referencia en Europa, ha caído un 14% desde los máximos de febrero, mientras que el Texas, de referencia en Estados Unidos ha descendido un 5% desde el pico de enero. Además, el rally experimentado desde el 4 de abril por los mercados cuando el Banco de Japón anunció su objetivo de duplicar su masa monetaria para elevar la inflación al 2%, no se ha dejado notar en el crudo y, de hecho, el Brent cae un 2% desde entonces y el Texas apenas sube un 0,3%.

"El Brent hoy está en backwardation -los precios al contado se encuentran más elevados que los precios a futuro- y es algo normal en entornos de incertidumbre de demanda", explica Daniel Lacalle, gestor de Ecofin. A su juicio con los mercados completamente patas arriba y los inversores tirando a todo lo que se mueve, el petróleo es el único indicador que puede servir para hacerse una idea de cómo está realmente la economía, ya que se descuenta una menor demanda en el futuro, consecuencia de unas pobres expectativas de crecimiento, lo que lastrará los precios hacia abajo.

Pero también se puede dar la interpretación contraria si se tiene en cuenta la fuerte correlación que existe entre el dólar y el crudo. En este sentido, Daniel Álvarez, analista de XTB, explica que los precios del petróleo están, por un lado, "bastante influenciados por la situación de desaceleración del crecimiento de los países emergentes", como se ha visto esta semana con la rebaja de previsiones del Fondo Monetario Internacional sobre el PIB de China del 8% al 7,7% o de las estimaciones de la OCDE. "Pero, por otro, el factor más importante que tenemos es la posibilidad de que los QE (estímulos monetarios) en Estados Unidos vayan a finalizar o, por lo menos, a suavizarse, porque esto va a generar una fuerte apreciación del dólar y, por lo tanto, una caída de las materias primas", asegura el experto, que ve el barril Brent en 90 dólares desde los 101 dólares actuales.

No obstante, en el juego de los precios del crudo inciden varios factores. Por un lado, la demanda de los países importadores. En este sentido, una apreciación del dólar a medio y largo plazo beneficiaría a las economías emergentes, que han perdido competitividad con la debilidad provocaba artificialmente al billete verde. En este supuesto, las importaciones de crudo aumentarían presionando al alza los precios.

Por otro lado, la oferta siempre está condicionada por las tensiones de Oriente Medio y, aunque la situación en estos momentos está aparentemente estable, un nuevo foco de conflicto puede estallar de un momento a otro.

"A día de hoy, todo lo que hay encima de la mesa es bajista, pero es fácil que salte algún catalizador para un giro del mercado", explica Álvarez. "Recomiendo esperar un poco para entrar, porque es factible que el petróleo sufra una corrección suave y cuando se confirme el calendario de la Reserva Federal (Fed) una caída más profunda. Mientras no pierda el soporte de los 90 dólares mantendrá la tendencia lateral, pero si lo pierde habrá que pensar en un posicionamiento de cortos hasta que los emergentes mejoren", concluye el analista. Por ahora no aconseja al inversor minorista jugar en este sector por la elevada rentabilidad y si lo hace, una opción es a través de fondos referenciados al precio de las materias primas, pero con una posición muy baja en la cartera y siendo consciente del riesgo que asume.

Un ejemplo es el Lyxor ETF New Energy D EUR, que reproduce la evolución del World Alternative Energy CW Net Total Return con un patrimonio de más de 55 millones de euros y que se revaloriza en 2013 un 22%. También el Lyxor ETF Stoxx Europe 600 Oil & Gas EUR, que reproduce la evolución del índice Stoxx Europe 600 Oil & Gas Net Return, y sube en 2013 un 3,7%