oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
Hielo inflamable, la nueva apuesta energética que viene tras la revolución del shale gas Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Internacional
Jueves, 11 de Abril de 2013 21:07

Para Japón la extracción del recurso es clave, ya que importa el 95% de la energía que consume y tras el cierre de sus centrales nucleares por el desastre de Fukushima requiere con urgencia una fuente de energía alternativa. La Corporación Nacional de Petróleo, Gas y Metales (JOGMEC) de Japón realizó la extracción en la costa del Pacífico Central tras gastar centenares de millones de dólares en investigaciones desde el 2000. Japón anunció que espera que la tecnología de extracción sea comercialmente viable en unos cinco años.

Aunque el hidrato de metano fue descubierto en 1810 y ya en los ‘60 la Unión Soviética reconoció el material como una fuente energética, hasta ahora los costos y la falta de tecnología adecuada habían impedido su explotación.

Ryo Minami, director de la División de Petróleo y Gas de la Agencia de Recursos Naturales de Japón, comparó al hidrato de metano con el gas de esquisto (shale gas), un recurso alguna vez marginal que podría convertir a EEUU en un país autosuficiente a nivel energético: "Hace 10 años, todos sabían que había gas de esquisto en el suelo, pero extraerlo era demasiado costoso. Sin embargo, ahora se comercializa", dijo.

La JOGMEC calcula que la zona explorada contiene suficiente hidrato para cubrir 11 años de importaciones de gas, según reseñó el New York Times.

El Instituto Nacional de Tecnología y Ciencia Avanzada Industrial de Japón cree que el hidrato total en las aguas niponas es suficiente para cubrir 100 años de la demanda del país.

Presencia a nivel mundial

Presentes en aguas de más de 200 metros de profundidad, "los hidratos de gas están ampliamente presentes en sedimentos marinos debajo del suelo del océano y en áreas permafrost (capas de hielo constantes de zonas frías)", según el Servicio Geológico de EEUU (USGS).

Sin embargo, nadie sabe con exactitud su volumen disponible.

Según la Evaluación Global de Energía (GEA) de 2012, un estudio encargado por el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados, un organismo no oficial con sede en Austria, las acumulaciones de hidratos podrían contener entre 2.500 y 2,8 millones de exajulios (EJ) de energía. Un exajulio equivale a 1 julio seguido de 18 ceros.

En comparación, los recursos globales de gas convencional se calculan en 12.200 EJ, y los recursos no convencionales (gas de esquisto y otros) en 40.000 EJ, según el USGS. El petróleo convencional y no convencional llega a 12.000 y 56.000 EJ, respectivamente.

La duda es cuánto del recurso de hecho puede recuperarse. Según el GEA, técnicamente puede ser entre 10% y 50%. La cantidad económicamente recuperable varía de 12.000 EJ a cero.

Por desgracia, la mayor parte del recurso se halla en sedimentos finos, donde el recurso representa apenas el 10%, lo que dificulta su viabilidad comercial, según el GEA.

Otro reparo a la explotación del recurso es el tema ambiental.

Grupos ambientalistas advierten que la liberación de gas metano -21 veces más potente como gas invernadero que el dióxido de carbono- podría agravar el calentamiento global del planeta.