oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ESPAÑA - Nuevas concesiones para buscar petróleo en el mar Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Internacional
Miércoles, 06 de Marzo de 2013 14:38

En el delta del Ebro

Desde el pasado 20 de octubre se triplicó la producción gracias a los nuevos pozos de Lubina y Montanazo, situados en aguas profundas -más de 300 metros de lámina de agua-, "lo que genera pocas garantías de seguridad técnica", como denunciaba en 2011 la plataforma tarraconense Futur o Petroli, formada por organizaciones ecologistas locales. De hecho, un nutrido historial de vertidos, ocurridos en la zona de operación y desplazados en forma de manchas de chapapote a las turísticas playas de Tarragona, avalan los temores ecologistas y refuerzan la creencia popular de que la empresa es intocable. El recuerdo de las declaraciones de Teresa Pallarés, subdelegada del Gobierno en Tarragona, que aseguró en 2010 la evaporación "en un fin de semana de condiciones metereológicas óptimas" de una mancha de 1.900 hectáreas de crudo, quedarán para la posteridad. En esta ocasión, la compañía fue multada con la suma de 30.000 euros, aproximadamente un 0,3% de sus beneficios netos diarios.

La apuesta mediterránea de Cairn Energy

En la misma línea, una pequeña empresa con operaciones marginales en Groenlandia, Mar del Norte, Albania y Marruecos ha puesto el ojo el las aguas de nuestro litoral. El pasado 17 de enero el BOE hacía eco de la solicitud de la empresa Capricorn Spain SL, filial española de la multinacional escocesa Cairn Energy, de explorar hidrocarburos en doce nuevos lotes en el entorno del Cabo de Creus. Éstas alcanzarían más de un millón de hectáreas mar adentro (unos 11.500 kilómetros cuadrados), afectando las aguas de la Costa Brava y el Maresme y amenazando las Reservas Marinas del Cap de Creus y las Illes Medes. Estos permisos se añadirían a las 400.000 hectáreas de superficie marina en el litoral valenciano, donde espera la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental para realizar exploraciones sísmicas 3D y por el cual, abrió oficina en Madrid creando cuatro puestos de trabajo: un geólogo, un geofísico, una telefonista y un relacionista corporativo.
Un informe explica el daño que genera en los cetáceos la actividad sísmica para buscar petróleo
El 31 de diciembre, el BOE publicaba la solicitud de Repsol para iniciar una nueva fase de exploración sísmica 3D. Con una inversión de dos millones de euros, la compañía repasará, con la ayuda de ocho aparatos de ondas sónicas, las estructuras geológicas a 3.000 metros de profundidad del subsuelo marino. Ecolo­gistes en Acció presentó puntualmente alegaciones y manifestó la necesidad de paralizar el proyecto. Denuncian las evidencias científicas que alertan del impacto de la actividad sísmica sobre cetáceos, algo que la compañía indirectamente reconoce, al afirmar que la actividades "se ejecutarán en un período en el que no transiten cetáceos". Biólogos marinos consultados al respecto dudan de que estos mamíferos marinos dejen de pasar por la zona en ninguna época del año.

De hecho, la misma empresa ha sido cuestionada por este hecho en los nueve bloques que opera frente a las islas de Fuerte­ventura y Lanzarote, donde, a principios de 2012, anunciaba que podrían suministrar, si no lo impide la oposición local, el 10% del consumo de petróleo del Estado
español. En 2002, un informe de la Univer­sidad de La Laguna ya recogía evidencias del daño que generan los disparos de aire comprimido (air guns) en los tejidos corporales y estructuras auditivas, así como cambios de rutas migratorias y alejamiento. También numerosos artículos científicos vinculan las actividades de exploración sísmica con la reducción de capturas de especies comerciales, algo que desde hace años denuncian los pescadores de la Cofraria de Pescadors de l'Ametlla, población vecina al delta.

Peinando el mar

En un contexto de agotamiento global de petróleo, algunas compañías apuestan por buscar nuevos yacimientos. En junio de 2011, la noruega Seabird Exploration solicitó al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino los permisos para realizar una campaña sísmica "en áreas libres del golfo de León, frente a las costas de Catalunya y Baleares". Seabird Exploration es una compañía especializada en la obtención de datos sísmicos que más tarde transmite directamente a sus clientes, grandes petroleras como Total, BP, Chevron o Shell, o a quien pague más por ellos. Se trata, según la jerga petrolera, de una campaña "especulativa": hacen la sísmica y luego la venden a otras compañías.
La noruega Seabird Exploration pidió permiso para una campaña sísmica frente a las costas de Cataluña
La fragmentación de los proyectos hidrocarburíferos entre diferentes empresas aumenta todavía más las condiciones de impunidad ambiental: "En caso de una merma considerable de la pesca, por ejemplo, la sociedad no podrá apuntar a sus responsables", advierte en Catalunya un activista de la Plataforma de Seguiment de les Indústries Extractives (PSIE). En 2002, por ejemplo, una empresa con sede en Texas, TGS, ya hizo una campaña sísmica desde Castelló hasta Xàbia, ante el completo desconocimiento de la opinión pública.

La apuesta mediterránea de Cairn Energy

En la misma línea, una pequeña empresa con operaciones marginales en Groenlandia, Mar del Norte, Albania y Marruecos ha puesto el ojo el las aguas de nuestro litoral. El pasado 17 de enero el BOE hacía eco de la solicitud de la empresa Capricorn Spain SL, filial española de la multinacional escocesa Cairn Energy, de explorar hidrocarburos en doce nuevos lotes en el entorno del Cabo de Creus. Éstas alcanzarían más de un millón de hectáreas mar adentro (unos 11.500 kilómetros cuadrados), afectando las aguas de la Costa Brava y el Maresme y amenazando las Reservas Marinas del Cap de Creus y las Illes Medes. Estos permisos se añadirían a las 400.000 hectáreas de superficie marina en el litoral valenciano, donde espera la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental para realizar exploraciones sísmicas 3D y por el cual, abrió oficina en Madrid creando cuatro puestos de trabajo: un geólogo, un geofísico, una telefonista y un relacionista corporativo.