oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
PERU - Tensiones por el gas de Camisea Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Perú
Martes, 18 de Diciembre de 2012 15:48
Marc Gavaldà
Rebelion

Perú vive inmerso en un modelo extractivista que, promesas electorales a parte, no ha logrado convivir con el respeto de los derechos fundamentales de la población. Ya en 2010, a pocos meses de asumir el mandato Ollanta Humala, la represión volvió a ser herramienta de uso para aplastar la oposición al proyecto minero Conga. En la Amazonía, las expectativas vertidas por el movimiento indígena hacia el nuevo presidente, se diluyen como el petróleo que fluye impunemente por los ríos Corrientes, Marañón y Trompeteros.

Diferentes ONGs peruanas e iniciativas de seguimiento comunitario como el Observatorio Petrolero de la Amazonía Norte, alertan de cómo la ampliación de la frontera petrolera multiplica los impactos en los ecosistemas amazónicos y genera conflictos territoriales con las comunidades nativas.

Cuadrícula amazónica
En la última década, se ha acelerado la entrega de lotes petroleros en la Amazonía afectando ya a más del 72% del territorio y l a mitad de estas concesiones se han otorgado en zonas donde nunca hubo actividad. A lo largo de la historia, sólo un 16% del territorio de la Amazonia peruana se ha salvado de tener en algún momento un bloque petrolero. Actualmente son más de 50 compañías petroleras operando en un centenar de lotes en territorio peruano. Según datos del Ministerio de Energía y Minas, sólo en 2010 se registraron 7.405 km de líneas sísmicas 2D y 4.108 Km2 de líneas sísmicas 3D, que comparados con el año anterior representó un incremento de 24,1% y 77,9% respectivamente.

En el departamento de Loreto, al norte del país, se cumplen cuatro décadas de explotación petrolera arrojando nefastos cuadros epidemiológicos en los pueblos ribereños por consumir agua y pescado con metales pesados. El pasado 3 de octubre , un comunicado de las federaciones indígenas FECONACO, FEDIQUEP y FECONAT bloqueaba la concesión del lote 192, hasta que sean remediados los sistemáticos vertidos del lote 1AB, cuyo titular, Pluspetrol Norte, pretende deshacerse de los pasivos ambientales como ya lo hizo Texaco en Ecuador.

Por otro lado, tras la resaca de los levantamientos amazónicos de 2008 y 2009, se aprobó en el país una Ley de Consulta que obliga a pedir permiso a las comunidades afectadas por una concesión anteriormente a que ésta sea licitada. Pero en la práctica se repiten las malas prácticas que omiten la voluntad de la población, como se ha visibilizado en los conflictos que enfrenta por ejemplo Repsol con los pueblos Harakmbut (lote 76), Awajún y Shawi (lote 109) y Kakinte (lote 57).

 

Camisea: gas con sabor a caucho

Al sur del país, la selvática cuenca del Bajo Urubamba fue escenario hace un siglo de las correrías de la explotación cauchera que diezmó a los pueblos amazónicos. En la actualidad, cinco empresas se reparten un botín gasífero que ha empezado a reportar extraodinarias ganancias. En total, más de un millón y medio de hectáreas, repartidas en cuatro concesiones acorralan los territorios de los pueblos matsiguenga, yine yami, nahua, nantis, ashaninka y kakintes. Protagonistas de un desembarco industrial si precedentes, las compañías Pluspetrol, Repsol, Hunt , Sk y Petrobras, no dudan en presumir los trillones de pies cúbicos de gas descubiertos al borde de reservas naturales de importancia mundial por su biodiversidad, como son el Parque Nacional Manu, el Parque Nacional Otishi y el Santuario Megantoni.

El lote 88, mñas conocido como Camisea, fue explorado y perforado por Shell en la década de 1980. El ingreso de la compañía en aquella zona inexpugnable, fue fatal para el aislado pueblo Nahua, que sufrió una mortalidad del 50% de la población por la pasa gripal provocada en el contacto. Tras el abandono de Shell por desacuerdos contractuales, Pluspetrol, compañía argentina accionariada por Repsol, lidera el consorcio que opera los lotes 88 y 56, donde en 2003 construyó un gasoducto hasta la costa para abastecer de gas el mercado interno y exportarlo al mercado global.

El lote 88, superpuesto a la Reserva Territorial Nahua Kugakapori Nantis - creada para proteger al millar de indígenas en aislamiento voluntario que habitan la zona - constituye una permanente amenaza para estos pueblos. Inmersa en una campaña no declarada de expansión de actividades dentro de la reserva, en julio de 2011 Pluspetrol contrató a indígenas en contacto inicial de la etnia nahua para realizar tareas de vigía y mediar en posibles contactos con los pueblos indómitos que encontrara a su paso. Un documento confidencial, interceptado al gerente de operaciones de Camisea demostraba que Pluspetrol pretende construir una antena parabólica para que los comunarios nahua sintonicen Direct TV en el interior de la Reserva.

Repsol opera el vecino lote 57, en las inaccesibles montañas que separan los ríos Tambo y Urubamba. Con más de 600.000 hectáreas barridas por el trazado de líneas sísmicas 2D y 3D, la invasión de la comunidad matsiguenga de Nuevo Mundo para construir un campamento con pista de aeropuerto y los planes de perforar 23 pozos, el proyecto ha generado oposición entre el pueblo en contacto inicial kakinte. En agosto de 2011, la Organización de Desarrollo del Pueblo Kakinte emitía un comunicado denunciando el divisionismo fomentado por Repsol al negociar con una representación ilegítima de este pueblo. Más al sur, Petrobras opera en solitario el lote 58, desde donde construye el Gasoducto Andino Sur, de 1.078 kilómetros para suminstrar gas al amplio sur peruano, donde se aprestan a construir petroquímicas para fabricar explosivos y otros insumos para la minería.

Militarización del gas
Desde abril del presente año, diferentes actos adjudicados a una facción reconstituida de Sendero Luminoso han atacado a personal e infrestructura de la compañía transportadora del gas de Camisea (TGP), empresa accionariada por Repsol. Tras el secuestro y posterior rescate de trabajadores de la empresa, el gobierno de Ollanta Humala ha desplazado miles de efectivos militares a la zona...para quedarse. El pasado mes, se reportó otro ataque a las válvulas del gasoducto en Kepashiato y el 13 de octubre fueron quemados tres helicópteros de la compañía. En plena escalada bélica, autoridades locales y la Defensoría del Pueblo ha denunciado la insistencia del gobierno en ubicar las bases antisubversivas en los colegios de las zonas de conflicto, poniendo así en riesgo estudiantes y docentes. Por otro lado, miembros del Centro Cultual Harawi de Cuzco, alertan de la instalación de batallones del ejército en el interior de comunidades nativas matisiguengas para resguardar los intereses de las companías gasíferas en las riberas del río Urubamba.

A medida que las compañías anuncian nuevos descubrimientos y millonarias inversiones, es de esperar que el ejército seguirá aumentando la presencia en la zona, no en vano esta institución se queda con el 18.8% de las regalías que genera el gas de Camisea.

 

Más información:

http://alertamazoncia.wordpress.com

* Miembro de Repsolmata y Alerta Amazónica

-------------------------------

La apuesta amazónica de Repsol

La expropiación argentina de las acciones de Repsol en YPF, el pasado marzo, ha inducido a la compañía a mover fichas en Perú, donde ya opera en el polémico Lote 39, zona propuesta como Reserva Territorial por la presencia de grupos humanos en aislamiento voluntario o el lote 76, superpuesto a la Reserva Comunal Amarakaeri, entre otros. El pasado 6 de septiembre, Repsol anunciaba la inversión de 19.000 millones de dólares para desarrollar el lote 57, tras descubrir el pozo Sagari, un yacimiento que podría contener 2 trillones de pies cúbicos de gas, que se añadirían al campo Kinteroni, declarado como "uno de los cinco mayores descubrimientos del mundo en el año 2008". Más allá de las reservas, la apuesta peruana de Repsol se explica por su posición privilegiada en cada eslabón de la cadena de producción y comercialización. Repsol es accionaria de la empresa de gasoductos TGP, que conecta Camisea con los puertos de exportación de Pisco y Melchorita. Aparte, Repsol es socia, junto con la norteamiericana Hunt Oil y la coreana SK del consorcio Pacific LNG, que desde 2010 exporta gas natural licuado a Estados Unidos, Europa y Asia. Además, Repsol es la principal comercializadora de Gas Licuado de Petróleo (butano) y de gas natural. Si durante la pasada década Repsol obtenía la mitad de sus beneficios de la filial argentina YPF, las condiciones están dadas para succionar ingentes beneficios de la economía peruana.

 

FUENTE: Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.