oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
PARAGUAY - Petróleo paraguayo ira a manos extranjeras Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Paraguay
Lunes, 21 de Abril de 2014 12:51

PRENSA LATINA

Paraguay recibirá apenas 14 por ciento del resultado de la explotación petrolera cedida a empresas extranjeras en un bloque de 35 mil kilómetros en la extensa zona del Chaco.
La noticia se conoció después que la empresa británica President Energy, con fuertes conexiones con Estados Unidos, lanzó campanas al vuelo sobre las posibilidades productivas del primer pozo a perforar próximamente, lo cual hizo subir el valor de sus acciones en la bolsa de Londres en la cual cotiza, además de realizar operaciones en las de Nueva York y Sidney.

 

Los seis pozos que está autorizada a explotar dicha compañía se encuentran en la llamada Cuenca del Pirity, cercana a la argentina de Olmedo y la concesión facilitada por el gobierno local le asignó 59 por ciento del total del bloque, mientras el resto lo comparten otras compañías foráneas.

Las mayores esperanzas se concentran, precisamente, en el primero de los pozos a perforar y del cual aspiran a conseguir 514 millones de barriles de petróleo.

Si ello fuera así, el 59 por ciento de las ganancias irán para President Energy, el 14 por ciento para el Estado paraguayo y lo restante a manos de las otras compañías extranjeras, algo confirmado en su momento por el Ministerio de Minas y Energía.

Las expectativas son óptimas debido a las buenas condiciones fiscales en Paraguay, incluso para descubrimientos relativamente pequeños pero significativos, dijeron los ejecutivos de la petrolera extranjera, convencidos de que el futuro pago impositivo no afecta mucho las grandes ganancias.

Ello provoca aún más razones para el júbilo si se conoce que el total de la inversión, según sus propias manifestaciones, es de apenas 92 millones de dólares y no puede obviarse, además de los altos precios del petróleo en el mercado internacional, la larga extensión de los contratos firmados.

Los acuerdos alcanzados por la Presidente Energy -que son independientes a los firmados con multinacionales estadounidenses para otras zonas del extenso Chaco paraguayo-, fueron cocinados y materializados fundamentalmente durante el gobierno de Federico Franco y mantienen la vigencia bajo la administración de Horacio Cartes.

Aquella administración, llegada al poder tras el golpe de Estado parlamentario que culminó con la destitución del presidente constitucional, Fernando Lugo, remató en tiempo récord las posibilidades exploratorias para el hallazgo del oro negro en el Chaco, dando lugar hasta a acusaciones de turbios negocios con importantes ganancias personales.

En sólo 14 meses en el ejercicio del Ejecutivo, Franco se distinguió por su aquiescencia a la entrega de las grandes esperanzas depositadas en los recursos naturales de la abandonada región a poderosos intereses económicos extranjeros.

Anunció entonces que Paraguay "se bañará en petróleo" basándose en los augurios de prospecciones muy satisfactorias facilitadas por los expertos de las transnacionales y enfrentó la catarata de críticas de los sectores populares por no conseguir mejores condiciones para el país en esos contratos.

Sin embargo, en este momento, con los anuncios prometedores de la President Energy, es bueno concentrarse especialmente en el territorio que controlara esta empresa británica. Debe comenzarse por decir que el bloque cedido en tan excelentes condiciones para un inversionista extranjero se sitúa en la zona de Neuland, Boquerón, en una cuenca sobre el río Pilcomayo, la cual abarca parte de los territorios de Argentina y Paraguay.

También es importante apuntar que, de la parte argentina, se descubrió una importante cantidad de campos petrolíferos y en la zona perteneciente a Paraguay, Presidente Energy seleccionó los sitios exactos para sus perforaciones.

Para llegar a su 14 por ciento de ingresos sobre el petróleo conseguido en el lugar, Paraguay recibirá 10 por ciento en concepto de royalties a partir de que la producción alcance los cinco mil barriles diarios, pero deberá esperar una extracción de 50 mil barriles de crudo cada día para subir los cuatro puntos restantes de recaudación.

La desigual distribución de las ganancias fue endulzada por la transnacional con una promesa de analizar las posibilidades futuras de refinamiento del crudo extraído en una planta perteneciente a la estatal Petropar, ubicada en la ciudad de Villa Elisa, pero se trata de algo para lo cual aún falta confirmación.

Los acuerdos firmados, a los cuales se unen otros para más áreas del Chaco paraguayo que favorecen a multinacionales estadounidenses, garantizarán la colocación de la gran mayoría del crudo del país en manos extranjeras.

*Corresponsal de Prensa Latina en Paraguay.