oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ECUADOR - Principal fuente de agua para Quito contaminada por derrame de crudo Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Ecuador
Lunes, 28 de Agosto de 2006 11:25
Niveles de arsénico en aguas de Papallacta bajo la lupa.
Un derrame de crudo ocurrido en la Reserva Coca-Cayambe provocó los niveles del químico actuales.

Agencia de noticias Senacyt/Fundacyt

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un estándar de 10 mg/L (microgramos por litro) como concentración permisible de arsénico en aguas de uso doméstico. En Ecuador, ese indicador llega a 50 mg/L.

Con esos datos como referencia, se puede advertir la importancia de buscar alternativas tecnológicas para reducir los niveles tóxicos del arsénico, que generan procesos naturales y algunas actividades humanas. Cabe apuntar que la exposición continua a altas concentraciones de arsénico puede afectar la salud humana, provocando enfermedades cancerígenas en la piel, pulmones y vejiga.

El Centro de Investigaciones Científicas (CEINCI) de la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE) está determinado a dar respuestas a la problemática con la ejecución de un proyecto que estudia las aguas contaminadas con arsénico en la Laguna de Papallacta y en las fuentes de aguas termales de sus alrededores, según sus investigadores.

Específicamente se trabaja en la caracterización de las aguas a través de muestreos tanto a nivel superficial, como a diferentes profundidades y en los sedimentos de la laguna. Luis Cumbal, Director del CEINCI, precisa que en la superficie de la laguna se ha registrado entre 200 mg/L y 360 mg/L de concentración de la sustancia tóxica, lo cual es considerado un nivel alto.

Como antecedente, los investigadores de la ESPE tienen en cuenta que un derrame de crudo ocurrido en la Reserva Coca-Cayambe cubrió casi la mitad de la superficie de la laguna de Papallacta, ocasionando en esa fuente de provisión de agua para Quito una concentración de arsénico de entre 390 mg/L y 670 mg/L, así como presencia de metales pesados y TPHs (hidrocarburos totales de petróleo).

Para remover el arsénico de las aguas contaminadas se aplican varias tecnologías, cuya eficiencia depende de varios factores, entre ellos el pH, la especiación y la turbiedad. Por ejemplo, la planta de Bellavista, que usaba la vertiente de la laguna de Papallacta como fuente de agua cruda, emplea sulfato de aluminio como coagulante para remover coloides y sólidos disueltos totales.

La razón de buscar alternativas para la remoción eficaz de arsénico, puntualiza Cumbal, obecede a que el sulfato de aluminio no es eficiente, especialmente cuando se encuentra como una especie reducida o As3+, siendo ese último elemento una base débil que no puede interactuar con el aluminio, el cual es un ácido fuerte.

En los laboratorios del CEINCI se investiga con sorbentes inorgánicos y orgánicos: el quitosano se elabora con residuos de crustáceos y la celulosa está presente en mayor concentración en el algodón. Respecto de estas pruebas, el investigador Ricardo Tipán indica que se trata de “una nueva tecnología que busca remover el arsénico del agua contaminada de una forma selectiva”.

Con esos biosorbentes se sintetizan esferas y se impregnan con óxidos de hierro y de aluminio para que capturen mayor cantidad de arsénico, sean reutilizables y de fácil disposición final. Otros materiales a prueba son la zeolita, el carbón activado, la hidrotalcita y la piedra pómez (a éstos se les impregna óxidos de hierro).

Por su parte, el investigador Carlos Chávez, señala que los estudios también están enfocados a determinar el comportamiento de sustancias tóxicas en las truchas, una especie de la zona.

“Queremos utilizar las truchas como biomonitores del arsénico, por ser un organismo vivo en el cual se pueden estudiar contenidos de arsénico inorgánico y orgánico”, manifiesta Chávez.

Añade que para determinar la concentración de arsénico total y arsenobetaina en esos peces se utilizan un generador de hidruros acoplado a un espectrómetro de absorción atómica y un espectrofotómetro de masas.