oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ECUADOR - Futuro Petrolero Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Ecuador
Martes, 19 de Febrero de 2013 17:54
Diario HOY

La producción petrolera ecuatoriana ha disminuido desde el año 2006 a la presente fecha, sin que se haya podido articular una política adecuada que fomente la inversión nacional y extranjera con el fin de incorporar nuevas reservas y aumentar la capacidad de producción y exportación, aprovechando así los altos precios externos del barril de petróleo.

Actualmente, el 90% de las reservas del Ecuador son explotadas por las empresas del Estado y seg·ún las cifras oficiales se dispone de reservas para 11 años de producción de crudo, tomando en consideración los campos en operación.

Si se le suma las reservas que no est·án en producción, que aportarían de 8 a 9 años adicionales, se configuran un escenario muy complejo a mediano plazo por la fuerte dependencia de los ingresos petroleros tanto de las cuentas fiscales como de la balanza externa del país.

En el año 2006 se alcanzó una producción de 536.000 bpd, en 2012, la producción se redujo a 504.000 bpd aproximadamente, lo cual representa un decrecimiento del 7% en la producción. En el ·ámbito comercial del país, el petróleo representó el 54% de las exportaciones totales en el año 2012. Si bien la balanza comercial total es negativa, el petróleo es el rubro que contribuye considerablemente a que disminuya el saldo comercial, hasta el mes de noviembre del 2012, la balanza comercial petrolera era de USD 7.756 millones, mientras que la balanza comercial no petrolera era de USD - 7.903 millones, dando como resultado una balanza de USD -146 millones en total.

La situación externa se agrava si tomamos en cuenta los compromisos de venta anticipada de petróleo con China a cambio de financiamiento, la paralización de la refinería de Esmeraldas y sobre todo la falta de capacidad del país de producir derivados del petróleo, lo que ante un escenario a mediano plazo de no exportación petrolera, torna a la economía del país en extraordinariamente vulnerable.

Se hace indispensable establecer una legislación que incentive la inversión en exploración y explotación de nuevas reservas y el diseñar mecanismos alternativos para focalizar los subsidios en los sectores que realmente los necesitan restringiendo el dispendio de combustibles.