oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ECUADOR - Oposición radical a la explotación petrolera Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Ecuador
Jueves, 19 de Abril de 2012 01:31
Representantes de Sarayacu y pueblos Shuar

La entrega de 11 campos para la exploración y la explotación de crudo en el marco de la Décima Primera Ronda Petrolera es el punto de alerta para pueblos indígenas de las provincias de Pastaza y Morona Santiago.

Ese es el caso del pueblo originario Sarayacu de Pastaza, que tuvo a su presidente, José Gualinga, en "La marcha por el agua, la dignidad y la vida", que recorrió en 15 días desde Pangui hasta Quito.

 

Junto a él, participaron de la caminata algunos líderes de ese pueblo que ha tenido una oposición frontal a la ampliación de la frontera petrolera al centro y el sur amazónicos. Entre ellos, Marlon Santi, expresidente de la Conaie.

Ataviado con sus atuendos tradicionales y manteniendo un perfil bajo durante la marcha, Gualinga expuso en una de sus paradas en Uyumbicho, el miércoles pasado, los dos objetivos centrales de su pueblo quichua para estar allí.

El primero, que se deje sin efecto la Undécima Ronda Petrolera, que compromete una extensión para el centro-sur de la Amazonía de 3,8 millones de hectáreas, lo que acarrearía, según el dirigente, "impactos irreversibles en la naturaleza y la organización, tanto familiar como colectiva".

Según las previsiones oficiales, se estima que en los campos del suroriente existen cerca de 120 millones de barriles en reservas.

A juicio de Gualinga, la ronda petrolera no tiene legitimidad ni legalidad, pues es inconsulta, inconstitucional y no responde a las aspiraciones de los poblaciones que han trazado otras líneas de desarrollo, como aquella definida como la de la zona de patrimonio de biodiversidad y cultura.

No resulta novedoso que desde Sarayacu se hayan lanzado ese tipo de planteamientos, aunque en el contexto de la última marcha se ha remarcado que su territorio está sustentado en un título de propiedad colectivo y su carácter de pueblo ancestral.

El segundo objetivo, buscar un nivel elevado de diálogo político, más no de puestos burocráticos. Por eso aclara que la posición que ocupa en el Gobierno su primo, Carlos Viteri Gualinga, director del Ecorea, es por iniciativa propia y no responde a una línea de acción de su comunidad.

"El Gobierno no está gobernando con ética, sabiduría, equidad y, sobre todo, con la participación de los pueblos indígenas", remarcó Gualinga, para quien desde el poder se está propiciando una "política racista, autoritaria y que confunde a la opinión pública diciendo que es pueblo cuando es otra cosa".

Para los dirigentes de Sarayacu, desde el Gobierno se ha priorizado el extractivismo y se lo ha afianzado en su gestión.

Esa idea es compartida también por otros sectores indígenas amazónicos, como los representantes del pueblo Shuar, que participaron también de la marcha plurinacional, quienes tuvieron incluso posiciones radicales frente a la posibilidad de que se inicie el proceso de exploración petrolera en Morona Santiago.

Stalin Samaranda, integrante de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía (Confeniae), simplemente dijo que no permitirán que se concrete la intervención petrolera en sus territorios. (LB)

 

FUENTE: www.hoy.com.ec