oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ECUADOR - Chevron-Texaco intenta obstruir investigación sobre videos Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Ecuador
Miércoles, 23 de Septiembre de 2009 00:00

Frente de Defensa de la Amazonía:

Chevron Texaco intenta obstruir investigación sobre su participación en escándalo mediático y legal

  SAN FRANCISCO – 16 de septiembre, 2009 – Chevron ha hecho los arreglos necesarios para que dos prominentes abogadas penalistas  de San Francisco representen a los  individuos que grabaron varios videos que muestran un presunto intento de soborno en el Ecuador.  Según reportes noticiosos y declaraciones de representantes del Frente de Defensa de la Amazonía, la contratación de estas abogadas parecen estar destinada a obstruir  las investigaciones para determinar el rol de Chevron en la planificación y grabación de los videos, incidente que busca dañar un juicio donde la petrolera se enfrenta a una potencial responsabilidad de $27 mil millones.

Las abogadas Cristina Arguedes y Mary McNamara, son conocidas en  San Francisco por haber representado a clientes de alto perfil.  Actualmente Arguedes representa al mítico beisbolista Barry Bonds, quien está siendo procesado por perjurio y obstrucción de justicia, mientras que McNamara representó a Víctor Conte en el escándalo de dopaje vinculado a su compañía “ BALCO”, el cual implicó a varios atletas de pista de élite de los EEUU.

Chevron ha confirmado que Arguedes representa a Diego Borja, un contratista de Chevron que intentó sobornar a un funcionario Ecuatoriano como parte de una operación de vigilancia ilegal.  A su vez McNamara representa a Wayne Hansen, quien es según Chevron un inversionista estadounidense, que junto con Borja grabó varios videos de un presunto intento de soborno donde aparece buscando varios contratos de remediación en el evento que Chevron pierda el juicio.

Chevron admite que se encuentra considerando cubrir los honorarios legales de ambos individuos, de acuerdo con reportes noticiosos que citan al portavoz de la petrolera, Kent Robertson.  Previamente a estos comentarios, Chevron no había divulgado públicamente el hecho de que había apoyado a Borja y Hansen a conseguir representación legal, o que estaría considerando cubrir sus gastos.

El 31 de agosto, día en que Chevron publicó los videos, la compañía afirmó en  un boletín de prensa que “no tenía relación alguna” con Hansen, y que solamente había ayudado a Borja reubicándolo en los EEUU.

Los últimos acontecimientos resaltan las sospechas de que Chevron ha echado mano en el asunto de los videos,  por lo que está haciendo lo posible por impedir que su participación en el intento de soborno sea investigada, dijo Karen Hinton, vocera de las comunidades amazónicas que demandan a la compañía en el Ecuador, donde la gigante petrolera se enfrenta a una responsabilidad de hasta $27 mil 300 millones.  Chevron colgó los videos secretos en el portal YouTube el 31 de agosto, pocas semanas antes de la esperada sentencia, en lugar de entregarlos a las autoridades correspondientes.  Los videos llegaron a manos de la compañía a principios de junio.

Dentro de las claves de la profesión legal, es generalmente aceptado que una compañía corra con los gastos de un abogado penalista que representa a un individuo que maneja información que podría implicar a dicha compañía, con la esperanza de que dicho individuo se niegue a testificar contra ésta, dijo Hinton.

“El hecho de que Chevron haya contratado los servicios de estas prominentes abogadas levanta serias sospechas sobre si lo hace en concordancia con algún tipo de acuerdo con Borja y Hansen”, dijo Hinton.  “Ya que Chevron ha negado vigorosamente cualquier relación con estos hombres, la existencia de un acuerdo explicaría los motivos que tiene Chevron para contratar a estas costosas abogadas para que los defiendan”.

“La pregunta clave que debe ser investigada por las autoridades ecuatorianas y estadounidenses, es si Borja y Hansen actuaron por pedido de Chevron para crear evidencia destinada a dañar o demorar el juicio, para evitar así que la compañía asuma su responsabilidad”, añadió Hinton.  “Si este es el caso, Chevron tendría un interés en proteger a Borja y Hansen de los investigadores.  ¿Qué mejor manera de lograrlo, que proveerlos de abogados que reciben sus honorarios directamente de Chevron?”

Se acusa a Chevron en el juicio –el cual se sustancia en el Ecuador por pedido de Chevron- de haber vertido miles de millones de galones de desechos tóxicos en las vías de agua de la Amazonía cuando Texaco (adquirida por Chevron en el 2001) operaba una concesión petrolera entre 1964 y 1990.  Un perito independiente nombrado por la corte reportó que el 100% de los antiguos sitios de perforación de Chevron en el Ecuador se encuentran altamente contaminados con químicos cancerígenos.  El perito también determinó que la misma evidencia de la compañía prueba los hechos en su contra.

Los videos de YouTube muestran a Hansen y Borja discutiendo un soborno de $3 millones con un ecuatoriano, Patricio García, que afirma estar conectado con el gobierno local.  De acuerdo con la compañía, el fin discernible del soborno era la obtención, por parte de Hansen, de contratos para efectuar la remediación ambiental en caso que Chevron pierda el juicio.  Pero Chevron no ha presentado evidencia alguna de que García esté conectado con el gobierno, aunque éste parece haber ejercido anteriormente un cargo menor en Alianza País, el partido gobernante.

“El ofrecer un soborno a García para influenciar al gobierno ecuatoriano, es como intentar influenciar a la Casa Blanca ofreciendo un soborno a un empleado de mantenimiento del Partido Demócrata, dijo Hinton.  “No tiene ninguna lógica inherente, a menos que haya sido parte de un guión preparado por Chevron.”

Chevron no ha presentado pruebas independientes que confirmen que estas personas hayan realmente planeando sobornar a funcionario alguno, centrándose más bien en organizar reuniones destinadas a crear “evidencia” que pueda usar para manchar el proceso.  Aún más sospechoso, es el hecho de que no parece existir razón lógica alguna para discutir un contrato de remediación en este momento, dado que el proceso de apelaciones puede durar algunos años aún, además de que no se ha determinado todavía que el juez tendrá rol alguno en el otorgamiento y aprobación de contratos de remediación, dijo Andrew Woods, un abogado estadounidense que asesora a los demandantes.

Varias fuentes, incluyendo al mismo juez Juan Núñez, han acusado a Chevron de haber editado los videos.  Aunque Chevron ha dicho que tanto Borja como Hansen se encargaron de las filmaciones, un solo video ha sido presentado por la compañía.  La evidencia para afirmar que Núñez dijo haber ya decidido el juicio en contra de Chevron parece falsa, ya que el juez está fuera de cámara en ese momento, y le había dicho en trece ocasiones a Borja y Hansen que aún no había llegado a una decisión final.

Hinton señaló que hasta ahora Chevron se ha negado a presentar copias sin editar de los videos; asimismo ha negado el acceso tanto a la persona que los editó, como al experto que presuntamente los analizó.  Tampoco ha clarificado el rol de sus abogados en preparar las reuniones que fueron filmadas, ni presentado información sobre Hansen, sus antecedentes laborales, y su relación con la compañía, o especificado cuánto le pagó a Borja para que se mude a los EEUU.  Y ahora, los dos testigos clave –Borja y Hansen- no están disponibles para un interrogatorio porque Chevron les ha procurado abogados, dijo Hinton. 

“Con cada nuevo pedazo de información, esto se va pareciendo más y más a un detalladamente planeado ardid puesto en movimiento por los más altos niveles ejecutivos de Chevron en EEUU”, dijo Hinton.  “Ha quedado claro que el único modo de encontrar la verdad de lo ocurrido, es a través de una investigación a cargo de las autoridades de EEUU que incluya un interrogatorio de los abogados de Chevron.”

Laurie Levenson, ex fiscal federal y profesora en la prestigiosa Escuela de Derecho de Loyola, en California, fue citada por el servicio de noticias Bloomberg afirmando que tanto Borja como Hansen podrían enfrentarse a graves penas por haber grabado las reuniones en secreto.

Sobre la contratación de McNamara en beneficio de Hansen, Levinson dijo a Bloomberg: “O bien Chevron se convirtió en el mayor samaritano de la historia, o tiene intereses conjuntos con este hombre … El próximo movimiento tiene que venir de Chevron, cuando explique si va a correr con los gastos legales de Hansen en base a la bondad de su corazón, o en cumplimiento de algún acuerdo contractual con éste.”

En su página web, Arguedes afirma haber representado a “docenas de clientes de alto perfil –muchos de los cuales prefieren permanecer anónimos- que han sido acusados de corrupción pública, fraude corporativo, robo de propiedad intelectual, delitos ambientales, crímenes sexuales, elaboración y tráfico de drogas, y homicidio, así como a cientos de clientes menos conocidos acusados de delitos menos serios.”  El sitio de internet del estudio jurídico de McNamara no titubea en calificarla como “la Súper Abogada del Norte de California”.

--
Contactos:
Luis Yanza: 093977-809
Pablo Fajardo:09397-7811