oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ECUADOR - Ex canciller Carrión busca en España apoyos para el proyecto ITT para dejar el c rudo en l Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Ecuador
Martes, 11 de Noviembre de 2008 05:30

Ex canciller Carrión busca en España apoyos para el proyecto ITT para dejar el crudo en la tierra


08:58 | 
Ecuador confía en que España haga efectivo mediante algún tipo de contribución su apoyo político al proyecto conservacionista

Yasuní-ITT, que prevé evitar la explotación de un importante yacimiento de petróleo en el país, y se comprometa con esta iniciativa "innovadora, audaz y revolucionaria".

Madrid, EFE

Ecuador confía en que España haga efectivo mediante algún tipo de contribución su apoyo político al proyecto conservacionista Yasuní-ITT, que prevé evitar la explotación de un importante yacimiento de petróleo en el país, y se comprometa con esta iniciativa "innovadora, audaz y revolucionaria".

El ex canciller de Ecuador Francisco Carrión, representante personal del presidente Rafael Correa, se encuentra hoy y mañana en Madrid para recabar apoyos al proyecto conservacionista Yasuní-ITT.

En una entrevista con la Agencia EFE en Madrid, Carrión explicó que esta iniciativa es una "manifestación de responsabilidad" por parte de Ecuador de cara al futuro dirigida a proteger el medio ambiente, evitar la deforestación y contribuir aunque sea en "pequeña medida a evitar el deterioro del cambio climático".

Se trata del "Proyecto Yasuní-ITT" encaminado a preservar intactas el 20 por ciento de las reservas ecuatorianas de petróleo, localizadas en el yacimiento ITT (Ishpingo-Tambococha-Tiputini) en el Parque Nacional Yasuní, al este del país, y evitar asÍ las emisiones de dióxido de carbono que su consumo generaría.

Ecuador calcula que si extrajera el crudo que hay en el subsuelo de Yasuní, un bosque amazónico declarado Patrimonio de la Biosfera por la Unesco en 1989 que concentra una alta biodiversidad y donde hay grupos indígenas en aislamiento voluntario, obtendría unos beneficios anuales de 700 millones de dólares.

Por ello lo que propone Quito es que la comunidad internacional aporte la mitad de esa cantidad a través de un fideicomiso, es decir unos 350 millones de dólares al año para evitar esa explotación.

Francisco Carrión señaló que Ecuador trabaja "intensamente" en esa iniciativa y en la búsqueda de financiación por parte de los gobiernos del mundo, ya sea por "aportes voluntarios con dinero fresco" a ese fondo, por grandes corporaciones a través del principio de responsabilidad social e, incluso, pequeñas contribuciones voluntarias individuales de ciudadanos.

El destino de ese dinero, continuó, sería la protección de las zonas ambientales, asÍ como el desarrollo de tecnologías para energías renovables y una parte para proyectos de desarrollo social.

El mecanismo más novedoso para conseguir recursos destinados a ese fideicomiso, que actualmente Carrión negocia en la UE, es emitir en su mercado de carbono bonos o "Certificados de Garantía Yasuní (CGY)" para evitar la explotación del campo.

El dinero ingresado por la venta de esos bonos se destinaría al fondo de compensación, que también se nutriría con el canje de deuda externa bilateral, además de las citadas aportaciones monetarias.

De hecho, Carrión se encuentra de gira por Europa y hoy y mañana en España para presentar este nuevo mecanismo de bonos que confía pueda ir "ganando adhesiones".

Este proyecto Yasuní -ITT, apuntó el ex canciller, ya cuenta con el respaldo político de varios países, principalmente de Alemania, con el que ya han concretado canje de deuda e incluso aportaciones ya presupuestadas.

España también ha mostrado su respaldo político y ahora se trata de definir los mecanismos para que ese apoyo "se haga efectivo".

Tras recordar que España ya ha aportado fondos para la preservación del Yasuní, Carrión no descartó un canje de deuda y resaltó la importancia de estudiar esos certificados de garantía, para lo que estos días mantendrán contactos con el Gobierno español.

"Este mecanismo probablemente pueda ser la forma más viable para que España pueda aportar y eso significaría que este país lo apoyara dentro del contexto europeo", aseguró.

Carrión destacó que el Gobierno de Correa es consciente de que esta iniciativa está "fuera" del Protocolo de Kyoto pero, continuó, "precisamente esa es la novedad: plantear un proyecto piloto, nuevo, diferente que nos adelante y avance más allá de Kyoto".

Francisco Carrión se mostró convencido de que Ecuador puede conseguir ese respaldo internacional para el proyecto Yasuní-ITT, aunque reconoció que el "mayor enemigo es el tiempo". "Tenemos que hacerlo pronto y esperamos pueda hacerse y tener noticias alentadoras en los próximos meses", añadió.