oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ECUADOR - Opinion en El Comercio desde Quito sobre el Yasuni Imprimir E-mail
Sábado, 27 de Octubre de 2007 03:52
EL COMERCIO

Por Francisco Carrión Mena

…Pero más del Gobierno. La audaz propuesta lanzada por el presidente Correa hace unos meses por la que se conservaría en tierra cerca de mil millones de barriles en un área de enorme valor ecológico y altamente sensible como es el Yasuní, en los campos ITT, a cambio de recibir una compensación económica de al menos la mitad de lo que el Estado recibiría si explotara esos yacimientos, es pionera en un exportador de crudo. Es, además, enormemente atractiva en tanto plantea un mecanismo alternativo para preservar el medio ambiente, proteger la biodiversidad y enfrentar al calentamiento global. Ecuador estaría dando un ejemplo al mundo y lideraría a nivel regional la defensa del medio ambiente.

Suena a utopía pero hay que intentarlo. Una propuesta como esta -que todos los ecuatorianos debemos apoyar-, planteada y ejecutada como política de Estado haría del Ecuador un país símbolo, un referente de la protección ambiental y de la lucha contra el cambio climático. Su imagen internacional se vería fortalecida y respetada.

Ahora bien, su viabilidad depende sobre todo de la voluntad política del propio Gobierno. Una de las bases fundamentales es forjar una imagen internacional fiable del país. Si no lo hacemos, difícilmente podrán captarse recursos de donantes en el exterior para cubrir la meta propuesta. Debe responder a una política interna coherente y articulada de las instituciones estatales vinculadas con el tema. Todas tienen que actuar de acuerdo con una política orientada hacia este propósito. Tiene que ser también un planteamiento de largo alcance, que para su implementación inicial se contemple al menos tres años. Su concepción a largo plazo le otorgará credibilidad, será percibida como una política de Estado, con voluntad de ser implementada y no como una iniciativa voluntarista y coyuntural.

Es también esencial presentar el Proyecto Yasuní ITT como el más destacado dentro del contexto de una política ambiental global del Ecuador, que tendrá que caracterizarse por un irrestricto respeto al medio ambiente en todos los ámbitos. Sin una sólida credibilidad en esta materia, difícilmente los donantes, sean gobiernos, ONG, empresas o personas naturales, harán efectivos sus aportes.

El mecanismo a través del cual se recaudarían y gestionarían los recursos debe ser el de un fideicomiso constituido por el Estado, no por Petroecuador, que evitará que los ingresos se dilapiden y que se los gestione responsablemente. La promoción del proyecto es clave para su éxito. Hay que emprender en una campaña bien diseñada, apuntando a los potenciales donantes, que sea persuasiva y sólida en sus argumentaciones.

Por lo demás, he conocido de expertos petroleros que si se logra hacer más eficiente la actual extracción y comercialización de hidrocarburos, los beneficios para el Estado serían equivalentes al monto de lo que se obtendría de la explotación de los campos ITT. Razón adicional para respaldar el Proyecto Yasuní ITT, defender a las comunidades locales y proteger el medio ambiente.