oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ECUADOR - Proteccion especial para pueblos en asilamiento Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Ecuador
Jueves, 19 de Abril de 2007 11:59
Protección para los pueblos no contactados
Redacción Sociedad

Superar la situación de amenaza en que viven las comunidades tagaeri y taromenani del Parque Nacional Yasuní  pretende el Gobierno. Ayer lanzó el Plan Nacional de los Pueblos en Aislamiento Voluntario.

La presentación, en  Carondelet, la hizo el presidente Rafael Correa con la asistencia del vicepresidente Lenin Moreno, los ministros de Economía, Turismo, Ambiente, Energía e invitados.

Según Correa, el objetivo es garantizar los derechos individuales y colectivos. Entre los retos están respetar su autodeterminación como pueblos y su voluntad de permanecer aislados, garantizar su vida y que su cultura sea considerada como un patrimonio sociocultural tangible e intangible...

“La incursión de petroleras, los enfrentamientos con los colonos, la devastación forestal son razones que demandan respuestas coherentes del Gobierno para solucionar esos conflictos”.

El plan está a cargo de los  ministerios del Ambiente - coordinador del proceso-, Turismo, Energía y Relaciones Exteriores, la Defensoría del Pueblo, el Codenpe y otras organizaciones.

Correa  enfatizó que “ya no habrá más colonización internacional”. Y añadió que “estamos dispuestos a no tocar el campo petrolero ITT”, pero condicionó a que el país reciba al menos el 50 por ciento de lo que se calcula generaría la explotación del crudo.

En ese sentido,  una de las estrategias del plan es  “promover a futuro un nuevo ordenamiento territorial que impida las operaciones petroleras en la zona de influencia del territorio ocupado por los tagaeri y taromenani”.

Así también, los ministerios del Ambiente y de Relaciones Exteriores impulsarán la declaratoria de la cuenca del Curaray como humedal de importancia internacional y del Parque Nacional Yasuní como patrimonio cultural.

Al mismo tiempo,  la Cancillería  desarrollará una política bilateral y regional sobre protección de los pueblos no contactados.