oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
COLOMBIA - Anla niega permiso para explorar piedemonte llanero Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Colombia
Domingo, 11 de Agosto de 2013 22:14
EL TIEMPO

El proyecto Llanos 36 de Montecz quería perforar montañas de Acacías y Villavicencio.

Los reparos y las manifestaciones de las comunidades que habitan el piedemonte llanero contra proyectos petroleros obtuvieron su primer logro ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) al hacer que esta autoridad niegue un permiso ambiental exploratorio.

La decisión la tomó a través de la resolución 0679 en la que se niega en primera instancia la solicitud que había hecho la empresa Montecz para perforar pozos en busca de petróleo en el área denominada Llanos 36 y que comprometía 13 veredas de Acacías y tres de Villavicencio.

Tras las inquietudes de la comunidad, el pasado 22 de marzo se había hecho una audiencia pública en el coliseo Ómar Armando Baquero Soler de Acacías donde la gente se pronunció mayoritariamente contra el proyecto exploratorio por considerar que afectará el recurso hídrico que baja de la cordillera.

 

María Helena Rosas, líder ambiental de Acacías, sostuvo que la decisión de Anla es un inmenso logro para las comunidades que luchan por defender los recursos hídricos del piedemonte de Villavicencio y Acacías.

"Los daños causados durante la sísmica de este proyecto Llanos 36 fueron muchos porque los acueductos ubicados en la parte alta salieron afectados y dañaron la bocatoma y la tubería.

"Cando hubo verano se dieron algunos deslizamientos, las aguas se profundizaron y a la gente que tenía agua en sus casitas proveniente de unos nacederos, se les secó", sostuvo la líder ambiental.

Recordó que la comunidad tiene 10 días para colocar sus recursos ante la decisión de la ANLA y que ese recurso será el de ratificar la vulnerabilidad del piedemonte llanero y destacar la importancia que tiene por su riqueza en agua.

Por su parte, Édgar Cruz, ambientalista de Guamal, dijo que esa decisión es una voz de aliento cargada de mucho optimismo para que la gente aprecie que sí existe la posibilidad de hacerle frente a esa aplanadora mineroenergética.

"Sí hay esperanzas y posibilidad de defender la autonomía territorial y la integridad de esos ecosistemas que son ambientalmente frágiles pero muy estratégicos", manifestó.