oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
COLOMBIA - Por la defensa de ECOPETROL Imprimir E-mail
Viernes, 19 de Octubre de 2007 18:00

Por la defensa de ECOPETROL
Colombia
Por la defensa de ECOPETROL
Por: Orlando Cáliz Villanueva (especial para ARGENPRESS.info)
Fecha publicación: 16/10/2007    
   

De hecho inédito el poema MACHINES que abajo puede leerse; inédito es dable decir porque había sido difundido una única vez y en forma virtual (esto es: a través de Internet). Escrito hace un decenio, su autor cree que es menester que se le publique de nuevo. Como que la empresa cimera colombiana que es ECOPETROL -verdadera querencia de la clase obrera colombiana- ha comenzado a ser privatizada. Precisamente en este año que corre a punto de terminar. Permítase a aquél en esta ocasión preceder el poema con las palabras del escritor Luis Alberto Mendoza. Insertas en “El Universal”, diario de Cartagena de Indias (del Caribe sería mejor decir) en su edición de fecha 05-10/07. Las valientes palabras con que el articulista Mendoza denuncia la privatización de ECOPETROL siguen a continuación:

Desde que Virgilio Barco adoptó, por mandato del Fondo Monetario Internacional, FMI y el Banco Mundial, BM, la política denominada de apertura económica y modernización de la economía, los gobiernos siguientes, de Gaviria, Samper, Pastrana y Uribe, han actuado a favor de las multinacionales para entregarles el mercado interno, la banca, los recursos naturales estratégicos, las empresas de servicios públicos domiciliarios, las telecomunicaciones y la salud, entre otros.

Los hidrocarburos, el carbón, el ferro-níquel, el oro y la generación eléctrica están en lo fundamental en manos de monopolios extranjeros. Particularmente con ECOPETROL han propiciado una sistemática labor de debilitamiento y entrega de sus negocios más rentables.

(…) Iniciaron con la venta de la participación en Terpel; siguieron Promigas, Monómeros, Ferticol, Gas Natural e Invercolsa; escindieron Ecogas para luego privatizarla y con ello descapitalizarla en 900 millones de dólares; vendieron el 51% de la refinería de Cartagena; prorrogaron hasta la extinción la explotación del gas de la Guajira y el crudo de Caño Limón, que estaban a pocos años de revertir a la estatal y reformaron la legislación para regresar a las concesiones, contratos en los cuales el gas y el crudo que se descubra será totalmente de las multinacionales.

Y finalmente con el embeleco de democratizar la propiedad de ECOPETROL y de captar recursos para sus inversiones, se saca a la venta inicialmente el 10% de sus acciones, por un valor de 5,7 billones de pesos. La decisión impuesta por Uribe y su bancada en el Congreso desconoce el acuerdo firmado por su Gobierno con la USO y la CUT para ponerle fin a la Huelga de 2004, en cuya Acta se estipuló la no privatización de ECOPETROL. El acuerdo fue firmado por el ministro de Minas y Energía, el presidente de la Empresa y actuaron como garantes el Concejo de Barrancabermeja y la Conferencia Episcopal de Colombia.

La operación encubre el camino hacia la privatización y el apoderamiento por parte de las multinacionales de la empresa más importante del país. ECOPETROL generó en 2006 3,3 billones de pesos de utilidad y transfirió al fisco más de 9 billones de pesos. En adelante los privados participarán de esas utilidades, mientras que a la población se le siguen negando más derechos.

Pocos colombianos podrán comprar esas acciones y con ellas se quedarán en últimas la oligarquía y las multinacionales. De hecho, los Fondos Privados de Pensiones se quedaron con el 50% de las acciones, al desembolsar 2 billones 800 mil pesos.

Lo verdaderamente democrático es que la riqueza de los hidrocarburos, el carbón, el oro y demás recursos, sean del Estado y que su renta llegue a todos los colombianos. La venta de acciones es un retroceso social, ya que algo que era de todos los colombianos ahora será de una minoría.

Machines

En memoria de los 250 líderes deportados de Barrancabermeja a Barranquilla el mismo día de la fundación de la Unión Sindical Obrera en 1.923. Y por el recuerdo de los activistas de la misma, que hasta el momento de la terminación del poema, año de 1997, han sido asesinados en número de 84 por los enemigos de la lucha de los trabajadores petroleros colombianos. Lucha que se resume en la defensa de Ecopetrol y los derechos de la clase obrera en Colombia.

Magia en ires y venires.
Los caballos amigos...
Escoraje, ardor sin fin.
¡Arre que arre machines!*

Ex-infanta de los niños
y las niñas de la “Oil”...
¡Viva-la-huelga, Mary!
¡El petróleo es contigo!

Te obliga el gringo a sudá,
burrito pelón.
Mas nunca plata te dá,
Machín Machón.

¿Me enseñarás por fin
-fulgia amada mía-
la anhelosa alegría?
¡Y más oir!

Y ello decir:
La edénica,
la heráldica,
la simbólica,
y la prístina;
y la rosa alegoría
que nunca nadie plasmó.
Los animosos instantes de gárrulo esplendor.
Las presurosas horas contagiadas
y presas
de rítmico arrebol.
De los ningunos torvos trenos
y los gozosos trinos.

Las mañanas prepotentes y obstinadas
(sol garrido, campo pleno);
cuando los chicos donosos
y fogosos
palafrenaban
(o domaban)
los mecánicos;
los acrobáticos;
los garañones, los cerreros;
los guasones
potros petroleros.

Con dolor lo haz contado.
Allí todavía
-crimen de la burguesía
ay, apartheid malhadado,
ay, canallesca felonía-
ay, no era dado a los obreros
perpetuar en las mágicas placas
las fraternales escenas cotidianas.
¿Y los predadores extranjeros
de manazas siniestras
y largos pies de payaso?
Chapoleando en oro negro
-hollando con sus descomunales zapatos-
les importaba un bledo
los tropicales juegos
a que se daban los hijos de los obreros rasos.

Oye Machín estoy rabioso:
que no salta agua del pozo.
Dime Machín ¿qué pasó?
¡Fue que gringo la sacó!

Cuídate mi nena: rogaba la madre:
Esos ronchos no quieren la albarda.
Deja a la amazona montar la alazana
replicaba y calaba amoroso el padre.

Y terciaba la niña
todita mohína
oteando de lado
y sin pestañear:

Bayito albardado
déjate albardar.
Albardero cosió
tu rojo albardón.

Se acerca el proletariado a la gloria
y se bate a tiros por la historia.
Años ha lo oí y hoy voy a repetir:
lo contó una noche Santos-Calibán.
El muy periodista, reaccionario al fin,
lo tenía escondido entre el gabán.
Los obreros, todo un día agolpados
en los montes de Barrancabermeja
proclamaron sudorosos la huelga.
Ademán estelar: unidos forzaron
la patriótica y bonísima creación
de nuestra gran empresa cimera.

Calibán el célebre, el tunjano,
y no su antecesor el salvajista,
fue una vez en su vida comunista.
Eso explica tal vez el acto osado
-atribuible también a malos tragos-
con que denunció la trapisonda
urdida contra Campo Mares.
En clímax de acendradas ondas
barrieron los obreros los pesares
que agobiaran más a Colombia.
Si campeando artes y partes,
por manejo de la alta burguesía
traidora fuese el conchave
el que triunfase: y quedase
Ecopetrol a sujeción del gringo
-manes de abyecto cipayismo,
estalla en jirones el corazón-
y no en manos de la nación.

El diablo gringo es más befo
que el diablo nuestro: belfo.
Es que en Barrancabermeja
ni siquera el diablo se deja.

¡Repone, retorna Mary
con tu hazañosa marcha
hasta Soacha!
¡Mary-la-huelga!
¡Viva-tu-huelga!
¿Recuerdas, mami?

De los maestros la resuelta
huelga: proba y enérgica.
De los maestros la cruenta
huelga: vida en la cuerda.
¨
Fue heroica la magistral protesta
en los años febriles del setenta
(ida y vuelta: Bogotá-Soacha-Bogotá)
y en los hechos anejos un golpe visceral.

¡El hijo que perdiste
fue también mi hijo!
¡Ay su almita triste
jamás al aire advino!

Nuestro vástago tercero
(ah infeliz nonato, jamás nacido;
y en las mentes postrero)
ardió en tu entraña lastimada.

El llanto lastimero
-que asustado y colérico
profirió en su engaste-
nunca escuchaste
por la bulla dramática
de la marcha.

El fue en la magistral protesta
el gran sacrificado.
Gloria a su vocecilla enhiesta.
Gloria, gloria, gloria
a su linda manita de soldado.
Gloria, gloria, gloria
a los que no figuran en la historia.

Magia de ires. Y venires...
O el movimiento sin fin.
En escarbo y paladines,
primero estás tú, Machín.

En tiempos de sol o lluvia, a media asta
crujían desvaídas las banderas petroleras;
ahora fulgen en colores y hasta cantan
y envuelven en los vientos viejas penas.

Y sube un cohete al ancho cielo
y se inmola cual patriota en llamas.
Ese volador en manos del obrero
defenderá a Infantas de intentonas.

Luego son las voces: suben y suben;
así entonan los obreros a alta voz.
Y retozan en lo alto los querubes
dado que a tierra ha bajado un dios.

Querubes son los voladores
y Dios es el obrero en el poder.
Querubes son amores.
Y poder es su querer.

Gringo no busques más
que nada vas a encontrar.
Se fueron para El Llanito
'loj machine y loj niñito'.

En mil novecientos treinta y siete
un joven de sólo diez y siete años
llegó a Campo Mares desde el norte.
Mostró al capataz las fuertes manos
y sin más exigencia fue enrolado.
El joven -tu padre Joaquín Flórez-
en la dura jornada se hizo hombre.
Mas su vida en labores fue segada
una tarde trágica y aciaga.
Un accidente lo dejó sin nombre
tres decenios después de su llegada.
Llévale, Mary, en mi nombre flores.

Esos que a la viuda la pensión negaron
-tu madrecita fiel y abnegada-
son en El Rosario del zafio herederos.
Los ojos sobre ellos:
a vigilarlos
día y noche sin apenas tregua.
Que un día de éstos
la gran querencia
del obrero entregan.

Se murió Machín Ferruto
Y Colombia está de luto.
Era el que más corcobeaba
Cuando Mary lo montaba.

* Machines (intento definir este hermoso vocablo) son los émbolos que mueven los pistones que presionan el aceite bajo tierra y lo fuerzan a subir a la superficie. Los machines en su cabecear sin fin parecen potros en movimiento.