oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
BRASIL - Estados productores pelean por royalties del petróleo pre-sal Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Brasil
Martes, 09 de Agosto de 2011 11:32

SAMANTHA MAIA San Pablo
En medio de las discusiones en el Congreso de Brasil sobre cambios en la distribución de los royalties de petróleo entre estados, municipios y el Estado nacional a partir de la exploración de petróleo en camadas pre-sal, el gobierno de San Pablo tiene hoy cerca de 200 personas trabajando en la planificación para el arribo de las inversiones de la compañía Petrobras en el litoral del estado.

Divididos en seis comités técnicos que componen el Consejo de Petróleo y Gas de San Pablo (Cepg), los estudios se vienen siguiendo desde abril, después de la reestructuración que generó el ingreso del nuevo gobierno.

Uno de los grupos, inclusive, debe alimentar la base paulista en el Congreso con datos para defender el mantenimiento de las reglas de división de los royalties.

La posición del gobierno paulista es que la distribución de los recursos continúe como está -solamente entre estados y municipios localizados frente a la plataforma marítima o afectados por la actividad-, pero que se cree un fondo, con recursos del Estado nacional, para beneficiar a los estados no productores.

El gobierno nacional defiende una división igualitaria en todo el país. “Todo modelo tiene que ajustarse, pero no con una división igual”, dijo el secretario de Energía del Estado de San Pablo, José Aníbal.

El Palacio dos Bandeirantes estima que San Pablo puede recaudar R$ 1.200 millones por año en royalties del pre-sal, ingreso que caería a la mitad con el cambio de reglas de distribución que defiende el gobierno nacional.

El estado de San Pablo calcula que las inversiones públicas y privadas llegarán a R$ 176.000 millones en el litoral hasta 2025 por la exploración en pre-sal. “Puede ser más, o menos, pero sabemos que será expresivo”, dijo Aníbal. Los ingresos futuros provenientes de la exploración de petróleo y gas se deben sumar a las inversiones del estado, y no utilizarse para mejorar su capacidad financiera. “El diferencial de San Pablo es que tenemos estructura, y vamos a aumentarla”, afirmó el secretario.

Cuando se publicó el informe de la Comisión Especial de Petróleo y Gas (Cespeg), en octubre del año pasado, el gobierno de San Pablo anunció que en un mes se publicarían las acciones del estado con un cronograma de implantación, lo que no ocurrió.

Según Antonio Henrique Gross, subsecretaria de Petróleo, Gas y Minería de la Secretaría de Energía, fue una perspectiva ambiciosa.

“Cambió el gobierno, y sólo a partir de abril comenzamos realmente a trabajar”, dijo.

En tanto, el sitio de Cepg, con la publicación de las actividades realizadas por los comités, debe publicarse en un mes, afirmó el subsecretario.

Entre los trabajos más adelantados están los proyectos para la formación de la mano de obra. Una de las iniciativas fue la aprobación, a final de junio, de la transferencia del curso de Ingeniería de Petróleo de la Facultad Politécnica de la Universidad de San Pablo (USP) de la capital a Santos. El próximo vestibular ofrecerá vacantes para el curso en el litoral, que será una carrera independiente. La meta es aumentar las vacantes de las diez actuales a 50 en el corto plazo. Además, se contratarán 30 nuevos profesores hasta 2013.

Otra política con foco en la calificación de profesionales fue el lanzamiento del programa Vía Rápida Empleo, que ofrece cursos gratuitos con duración de tres meses como máximo. Son 23.500 plazas en el interior y en la Bajada Santista este año que deben también atender la demanda de trabajadores en el área de petróleo y gas.

En el sector de energía, el gobierno identificó áreas para la expansión de ductos de gas próximas a las carreteras, lo que facilitará las inversiones de las concesionarias. También se detectó la falta de proveedores de equipamiento de cogeneración. “Estamos estudiando la forma de incentivar el desarrollo de esa industria y abaratar el proceso”, dijo Gross.

Los incentivos tributarios, a su vez, se deben estudiar puntualmente, según el secretario de Energía, de acuerdo a las demandas y dificultades que presenten las empresas. “Se analizará caso por caso”, señaló Aníbal.

El año pasado, el gobierno dio señales de que reducirá el Impuesto sobre Consumo de Mercancías y Servicios para el sector naval. Según el secretario, aún no hay una definición sobre el tema, pero está en estudio.

 

FUENTE: El Cronista