oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
BRASIL - ante el desafío de la riqueza petrolera Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Brasil
Lunes, 01 de Febrero de 2010 13:00
Brasil ante el desafío de la riqueza petrolera

Publicado el : 1 de septiembre 2009 - 1:52 de la tarde | Por Mario de Freitas

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, presentó este lunes al Congreso brasileño cuatro propuestas para la reglamentación de la explotación de yacimientos petroleros descubiertos en el fondo marino, frente a los Estados del sureste brasileño. Lula declaró que las nuevas reglas de explotación del petróleo significarán “un nuevo día de independencia”.

"La premisa es que el petróleo y el gas pertenecen al Estado, es decir pertenecen a todo el pueblo brasileño", declaró Lula en un gran acto en Brasilia al que acudieron gobernadores, ministros, parlamentarios y empresarios.

Los proyectos incluyen el cambio del sistema de explotación por el régimen de producción compartida; la creación de una nueva empresa estatal, Petrosal, para administrar las reservas; la creación de un fondo al que serán destinados los recursos y la capitalización de Petrobrás.

El nuevo marco legal promete fortalecer la presencia del Estado en el área petrolera, considerada "estratégica" para el desarrollo. Lula afirmó que "con toda seguridad, el 'presal' convertirá a Brasil en uno de los países con las mayores reservas de petróleo del mundo". Si se confirman las previsiones, Brasil pasaría a contar con unas reservas cercanas a 100.000 millones de barriles, cantidad que sólo poseen Venezuela, Arabia Saudita, Canadá, Irán, Iraq los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Rusia.
 
Exigencias de los gobernadores
El domingo pasado, en una cena de cinco horas que terminó después de medianoche, el presidente Lula negoció con los gobernadores de los Estados de Sao Paulo, Río de Janeiro y Espíritu Santo, un plazo para la discusión de los proyectos en el Congreso. Los gobernadores pedían un tiempo largo, suficiente para analizar todos los detalles de la nueva legislación petrolera.

No obstante, el lunes el mandatario pidió al Congreso que trate al tema con máxima urgencia. Esto significa que las propuestas deberán ser discutidas y aprobadas en 90 días. Tanto la oposición como los gobernadores aliados a Lula consideran este plazo muy corto.

Lula pretende que la discusión se cierre rápidamente y los proyectos se aprueben antes de fin año. De esta manera podría salir al frente la superministra Dilma Rousseff, favorita de Lula para ser la candidata a la presidencia por el Partido de los Trabajadores.
 
Tanto el gobierno como la oposición están preparando sus posiciones y sus candidatos para las elecciones de octubre del próximo año, en las que Lula da Silva no podrá participar, por haber ocupado ya dos veces el cargo presidencial.

Royalties
En el centro de la discusión está la distribución de los royalties, es decir la parte de las ganancias que quedará en los municipios y Estados, sin pasar al Gobierno Federal. Lula pretende distribuir la riqueza entre todos los 27 Estados brasileños, destinando los royalties principalmente a la educación y el combate a la pobreza.

Los Estados donde se encuentran los yacimientos, Espíritu Santo, Río de Janeiro, Sao Paulo, Paraná y Santa Catarina, alegan que les corresponderá asumir una carga extra de costos, con problemas de polución, puertos, migración, sistemas de salud, viviendas, etc. Por lo tanto consideran justo recibir compensaciones extra.

El principal opositor a las propuestas de Lula da Silva es el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, del partido PMDB, integrante de la alianza de gobierno. Cabral se dice amigo de Lula y es su sostén más importante en Río de Janeiro, donde el partido del presidente, el PT, nunca ha tenido una gran acogida.

“Presal”
La zona llamada "presal" comprende una franja de unos 800 kilómetros de largo por 200 de ancho que va desde el Estado de Espíritu Santo, al sureste brasileño, hasta Santa Catarina en el sur. Según los cálculos oficiales, los yacimientos que ya fueron otorgados en concesión en esas áreas tienen reservas cercanas a los 80.000 millones de barriles, casi cinco veces más que las actuales reservas probadas del país.

Un 29 por ciento del área del "presal" ya fue otorgado en concesión a diferentes empresas: la nueva ley regirá para el 71 por ciento restante.

Lobby
Con la creación de Petrosal, el gobierno brasileño tendrá presencia en todas las empresas que pretendan explotar los yacimientos del “presal”. Las otras empresas petroleras, casi todas multinacionales, a excepción del Petrobrás, tendrán que ofrecer gran parte de sus probables ganancias para conseguir una concesión de explotación.

Estas empresas tendrán que hacer lobby en el Congreso brasileño para reducir pérdidas y asegurar algunas garantías extras para enfrentar los riesgos. Las perspectivas de la nueva explotación petrolera son enormes, pero se trata de yacimientos a siete mil metros de profundidad, con costos de producción muy altos, y las cantidades estimadas no son matemáticamente exactas.