oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
BRASIL - Petrobrás bajo prospección del Senado Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Brasil
Sábado, 18 de Julio de 2009 21:00
CORRUPCIÓN-BRASIL: Petrobrás bajo prospección del Senado
IPS

Por Fabiana Frayssinet


RÍO DE JANEIRO, 17 jul (IPS) - La firma estatal brasileña Petrobras afronta el desafío de seguir sus ambiciosos planes de expansión sin que la salpiquen las derivaciones de una investigación en marcha en el Senado, que intenta aclarar denuncias de supuestas irregularidades impositivas, sobrefacturación y actos de corrupción.

La situación que atraviesa Petrobras fue resumida por su presidente, José Gabrielli. "Como todos sabemos, este es un momento delicado para la compañía, tal vez, su mayor crisis", subrayó en una carta pública dirigida a los empleados de este gigante consorcio petrolero de capital abierto.

El gobierno del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva intentó impedir por dos meses la conformación de una comisión investigadora en el Senado, que finalmente fue instalada esta semana, aunque con mayoría de legisladores del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y aliados.

Petrobrás, que también tienen importantísimas actividades de exploración, explotación, refinería y distribución de petróleo y sus derivados en el exterior, es cuestionada por la supuesta evasión impositiva de unos 2.100 millones de dólares y por sobrefacturación de obras.

La oposición alega que la firma fue "politizada" por el PT, es decir usada a favor de sus partidarios y aliados, en el patrocinio de proyectos, entre otros de obras sociales, culturales y ambientales.

Además, los senadores que plantearon la investigación sospechan que hubo irregularidades en licitación.

Petrobrás ha negado todas las denuncias. En la carta aludida, Gabrielli pone a "total disposición" a todos sus directivos, incluido él, para prestar declaraciones ante la comisión, que comenzará a funcionar formalmente en agosto, después del receso parlamentario.

El directivo niega una a una las denuncias, entre otras la que señala indicios de fraudes en las licitaciones convocadas para reformar las plataformas de exploración petrolera en el océano Atlántico, que asegura fueron hechas con "corrección".

También niega las supuestas irregularidades en la revisión del valor del contrato de la construcción de las plataformas identificadas como P-52 y P-54, que atribuye a la necesidad de "reestablecer el equilibrio económico-financiero, afectado por la variación de cambio imprevisible".

Respecto de la denuncia sobre supuesta sobrefacturación en la construcción de la refinería de Pernambuco "Abreu e Lima", el director Gabrielli dice que Petrobrás demostrará "la inconsistencia la estimación "de los precios hecha por el Tribunal de Cuentas de la Unión, en vista de lo que llama "la especificidades y complejidades de la obra".

Añadió que podrá demostrar "la adecuación del valor contratado por Petrobrás, basada en los mejores padrones internacionales".

Gabrielli desmiente además las acusaciones de irregularidades en la utilización de regalías, y las denuncias de que habría apelado a maniobras contables para reducir impuestos, así como que el supuesto beneficio político que habría recibido de parte de alcaldías y de organizaciones no gubernamentales a cambios de sus patrocinios.

La carta finaliza anticipando que la empresa superara la situación porque "es más grande que la crisis" y por eso "saldrá mucho más fortalecida" luego de mostrar su inocencia en la comisión investigadora.

Pero otros no están tan seguros de esos resultados en medio del alud de detalles y secretos que pueden salir a la luz en seis meses de investigaciones, que pueden ser prorrogados por igual período.

El mismo Gabrielli declaró estar preocupado por la posibilidad de que la comisión obstaculice la reforma de la ley del petróleo.

El gobierno de Lula quiere modificar la norma que regula la participación de las empresas petroleras en la prospección y producción de hidrocarburos de las llamadas camadas marítimas debajo de las capas de sal, que según nuevos descubrimientos podrían tener reservas multimillonarias.

El objetivo de la reforma sería garantizar para el país una proporción adecuada de los descubrimientos de crudo y gas.

Adriano Pires, director del Centro Brasileño de Infraestructura, una consultoría que se especializa en temas de energía, sostiene que la comisión del Senado no obstaculizará esa reforma ni los negocios de Petrobrás.

"Lo más probable es que no ocurra nada, que termine en pizza", dijo a IPS al referirse a la expresión popular utilizada en Brasil para decir que una investigación acaba en la nada. No obstante, el analista admite que las pesquisas puedan atrasar algunos nuevos proyectos de la firma, por "temor a las repercusiones" que esos anuncios puedan traer.

El consorcio Petrobras produce actualmente 1,9 millones de barriles de crudo por día. Pero con el descubrimiento de nuevos yacimientos marítimos en aguas profundas en las mencionadas camadas "pre-sal" del océano Atlántico, esperan incrementar esa producción a 3,1 millones de barriles diarios para 2020.

Además, la compañía está construyendo cinco nuevas refinerías para aumentar su capacidad de producción de combustibles hasta 3,2 millones de barriles por día en 2020.

Por tratarse de una empresa estatal, la fiscalización de las cuentas de Petrobrás podría también extrapolar el campo económico y tener alcances políticos, por coincidir con el año previo a las elecciones de octubre de 2010.

Por un lado las comisiones investigadora parlamentarias de este tipo, cuyas sesiones son televisadas en vivo, suelen ser un escenario predilecto de los dirigentes políticos para presentarse al electorado.

Como otros organismos investigativos nacionales, la comisión senatorial también puede convocar a cualquier persona o directivo a declarar y puede inclusive solicitar procesos judiciales. Y lo imprevisible de las revelaciones y de los escándalos suelen ser bienvenidos en estas épocas de acalorados debates y denuncias.

El gobierno teme inclusive que las investigaciones lleguen a su precandidata a la presidencia, la jefa de la Casa Civil (especie de jefe de gabinete), Dilma Rousseff, que es la presidenta del Consejo de Administración de Petrobrás.

La mayoría opositora, conformada por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y el Partido Democrático (DEM), no cree que eso sea posible. Con la mayoría de los asientos de la comisión en manos del PT o aliados, el gobierno puede impedir la presencia de testigos delicados como el de su precandidata presidencial.

El analista Amaury de Souza, de la consultora política "MCM", coincide con esa opinión. Asimismo niega la supuesta intención electoral de la creación de la comisión investigadora. Dice que, como cualquier empresa que tiene acciones en la bolsa de valores, la opinión pública tiene derecho a saber lo que ocurre.

Petrobrás, que es la mayor compañía brasileña y que como multinacional tiene operaciones en 28 países, tiene acciones que cotizan en las bolsas de Nueva York, Madrid y Buenos Aires, además de la de São Paulo.

De Souza analiza dos posibles desenlaces. El más probable es que la mayoría del gobierno impida las investigaciones y la comisión concluya sin resultados. El segundo, que considera "menos probable" pero "no imposible", es que las probables evidencias acaben afectando al gobierno, un escenario que según la gravedad de los hechos pueda tener otras consecuencias políticas.

"Todo dependerá del modo en que el gobierno lidie con los hechos", analizó De Souza en entrevista con IPS, al referirse a los aliados partidarios del PT, en especial el Partido del Movimiento Democrático (PMDB).

"Dependiendo de la gravedad de los hechos, los aliados podrían exigir nuevas ventajas y beneficios a cambio de no dejar el gobierno y Petrobrás a su propia suerte", agregó.

Entre otros "precios a pagar" en esa negociación, mencionó hasta la exigencia de pedir la presidencia de Petrobrás para alguien de sus filas. "El gobierno paga el precio exigido y será defendido, pero puede ser demasiado alto" anticipó.

Las investigaciones del Senado nacen en un momento delicado para la institución. Una ola de denuncias de irregularidades administrativas, corrupción y abuso de poder, contra su presidente, el ex presidente José Sarney (1985 y 1990).

Ahora, además de la credibilidad en juego, es la institución que tiene que investigar a Petrobrás, con lo cual las dos crisis se superponen. Una de las denuncias que tendrá que aclarar la comisión se refiere precisamente a la supuesta donación de más de medio millón de dólares de esta firma a la Fundación Sarney.

En medio de la polémica, Lula agregó mas leña al fuego del Senado al calificar a los legisladores de la oposición que fomentaron la comisión, como "pizzaiolos", también una alusión a la mencionada expresión brasileña de "acabar en pizza".

En declaraciones a la prensa nacional, Lula consideró que la instalación de la investigadora denota "gestos de irresponsabilidad" por haber de órganos adecuados para encaminar las pesquisas como el Ministerio Público, y el Tribunal de Cuentas Públicas.

Lula sostuvo que la comisión del Senado tiene como objetivo "hacer carnaval". (FIN/2009)