oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
BRASIL - El 'nuevo rico' del petróleo Imprimir E-mail
Jueves, 15 de Noviembre de 2007 17:20

El 'nuevo rico' del petróleo El 'nuevo rico' del petróleo

Fecha publicación: 13/11/2007   


El anuncio del descubrimiento de un nuevo yacimiento gigante de petróleo en Brasil en la semana que pasó, puso en gran actividad a los medios de comunicación y a la Bolsa de Valores, que subió contra la corriente internacional.

Después del anuncio, las acciones de la estatal Petrobras, autora del descubrimiento, subieron 18,5 por ciento en dos días.

La noticia, divulgada por la ministra de la Casa Civil (Gobierno) de Brasil, Dilma Rousseff, cumplió ampliamente la intención del gobierno de desterrar de los informativos dos temas extremadamente incómodos.

El gobierno venía dando muestras de incompetencia: el persistente caos en los aeropuertos y la aviación comercial, por un lado, y el 'apagón' del gas natural, cuyo consumo había sido estimulado por el gobierno pero enfrenta una oferta insuficiente.

Acorralado y sin poder ofrecer soluciones a problemas creados por él mismo, el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva recurrió al petróleo subyacente a la capa de sal para crear una gran cortina de humo, y lo consiguió.

La realidad de esos yacimientos era conocida desde hace por lo menos cuatro años, cuando el perfeccionamiento de las técnicas sísmicas de prospección reveló su existencia por debajo de la cuenca petrolífera de Campos.

Lo que no se sabía era ni qué tipo ni qué cantidad de petróleo podían contener, algo que empezó a saberse al final de 2005 y principios de 2006, cuando los primeros pozos en las cuencas de Campos y Espíritu Santo superaron la capa de sal.

Lo único que hay de nuevo ahora es la conclusión de los trabajos en otro pozo (el quinto), hace algunas semanas, que también llegó más abajo de la capa de sal y agregó nuevas informaciones a las que los técnicos ya tenían.

En resumen, las sondas deben enfrentar una profundidad de más de 2.000 metros de agua, luego diversos terrenos en los que están los yacimientos actualmente explotados y, finalmente, una espesa capa de sal de 2.000 metros.

Por debajo de la sal (lo que los geólogos llaman 'Pre-sal', viniendo de abajo hacia arriba) existen amplios yacimientos de crudo que sólo ahora se comprobó que es de muy buena calidad (28 grados, en una escala de 1 a 50).

De acuerdo con el geólogo Giuseppe Bacoccoli, de la Universidad Federal de Río de Janeiro, existen por lo menos dos grandes problemas a superar antes de que se puedan explotar esos yacimientos.

El primero es la estructura de los pozos y tubulaciones al atravesar la capa de sal, que es muy espesa y plástica, lo que conspira contra la estabilidad de los tubos de acero. Hasta hace un año y medio, nadie había perforado a través de dos kilómetros de sal.

El segundo son los costos: un pozo perforado en esas condiciones cuesta por lo menos seis veces más que un pozo común; en números, 120 millones de dólares contra 20 millones.

Y es exactamente ahí donde aparecen los problemas.

Hace tres años Petrobras había anunciado el hallazgo de un gran yacimiento de gas natural en la misma cuenca de Santos, en el campo de Mexilhao, equivalente a todas las reservas de gas conocidas en el país.

Pero ante la decisión política de dar prioridad a la 'autosuficiencia' petrolera, algo que en realidad todavía no se alcanzó, pero que tiene más utilidad electoral en un año de elecciones presidenciales, no hubo recursos suficientes para desarrollar el campo de gas.

Las ganancias de Petrobras se redujeron 21 por ciento hasta el tercer trimestre de 2007, por lo que la empresa tendrá que invertir 29 por ciento más, sin contar el nuevo campo, y aún generar un superávit primario de cerca de 7.000 millones de dólares.

En esas condiciones, en el horizonte visible no habrá recursos suficientes para empezar el desarrollo de Tupi, así como no los hubo para explotar adecuadamente Mexilhao, y por eso se sigue dependiendo del gas boliviano.