oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
BRASIL - Se amplia la frontera gasifera en la cuenca de Santos Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Brasil
Viernes, 20 de Abril de 2007 12:48
PETROLEO INTERNACIONAL
http://www.petroleo.com/pi/secciones/PI/ES/MAIN/IN/ARTICULOS/doc_54996_HTML.html?idDocumento=54996

Regalías y crecimiento económico en la frontera de los hidrocarburos

El caso de la cuenca gasífera de Santos
Liodoro de Mello - DAD Engenharia e Serviços Ltda., GEE-Unifei, Eliane Stopa de Mello - UFJF, Hélcio Interdonato Maia - FEI/SP, Abril 2007

Producto de la actividad petrolera, la ciudad de Macaé, en Brasil, ha vivido un proceso caracterizado tanto por cuadros de pobreza como de gran crecimiento económico. La ciudad de Santos empieza a vivir un proceso similar generado por la E&P de gas en su cuenca. El impacto sobre la región estará condicionado por el adecuado manejo de las regalías y la previsión de problemas afines a la actividad petrolera.

Las actividades de E&P de gas natural en el bloque BS-500, ubicado al lado del megacampo de Mexilhão en la cuenca de Santos, serán desarrolladas por Petrobras en asociación con 11 empresas, entre ellas Repsol YPF. En un área de 352.000 km2, con una profundidad de 0 a 3 mil metros, el área que se va a explorar tiene 40.663 km2 y geográficamente comienza en Cabo Frio (RJ) y termina en Florianópolis (SC), abarcando las costas de cuatro estados de Brasil.

La figura 1 muestra que la cuenca de Santos está compuesta por cinco polos: Polo de Mexilhão en Caraguatatuba/SP, descubierto en 2003, junto con ocho pozos en total y capacidad para producir 15 millones m3/día de gas y 20 mil barriles de petróleo condensado; Polo de Merluza (altura de Praia Grande) en operación desde 1993 y que hasta 2008 deberá producir 2,5 millones de m3/día de gas y para 2011 prevé la producción de 10 millones de m3/día; Polo BS-500 en Río de Janeiro, con capacidad para producir 20 millones de m3/día de gas y de 150 a 200 barriles de petróleo condensado; Polo Sul (Sao Paulo, Paraná y Santa Catarina) que en la actualidad tiene dos plataformas, se estima que en 2011 tendrá 15 plataformas y un nuevo campo en Santa Catarina en 2008; Polo Centro (Río de Janeiro y Sao Paulo) a 250 kilómetros de la costa, este polo tendrá la plataforma más profunda --la RJS-617, con 7.630 metros, de los cuales 2.000 metros son de lámina de agua y el resto está constituido por sedimentos sólidos y enterramientos.

Inicialmente se esperaba que la cuenca de Santos comenzara a producir en 2008; sin embargo, este proceso se ha adelantado en dos años, como mínimo. El objetivo es aumentar la oferta de gas al país, en un momento en el que los problemas geopolíticos en cuanto a oferta, demanda y precios de los hidrocarburos vienen afectando la economía. Específicamente en relación con el gas natural, los problemas institucionales del gobierno boliviano han afectado directamente la economía brasileña, que importa más de 60% de gas natural oriundo de este país vecino a través del gasoducto Brasil-Bolivia, para atender su mercado interno.

Por otra parte, en caso de que este adelantamiento en el cronograma de producción del gas natural realmente ocurra, los volúmenes previstos de 15 millones de m3/día hasta 2010, que serán producidos por la cuenca de Santos, pueden minimizar la dependencia externa y, según Petrobras, permitir la reducción de esta dependencia en casi 27%. Esta Unidad de Producción, con actividades costafuera desde el estado de Río de Janeiro hasta el Polo Sul de Santa Catarina, como muestra la figura 2, distribuida a las concesiones exploratorias en 52% en el área de los mares paulistas, 35% en Río de Janeiro, 7% en Santa Catarina y 6% en el Paraná, debe explotar al comienzo el gas natural como producto estratégico.

El proceso fomentará la Unidad de Tratamiento de Gas en la Refinería Presidente Bernardes (RPBC) en Cubatão. El proyecto, denominado Unidad de Negocios de la Baixada Santista (UNBS) instalado de manera estratégica por Petrobras en la ciudad de Santos, prevé la construcción de una planta en el litoral norte, en un área de un millón de metros cuadrados, aproximadamente.

El estímulo al sector pasa también por la Unidad de Activos de Exploración, sector que tiene la función específica de extraer los minerales del mar y transportarlos hasta el continente. Como contrapartida, la empresa estatal brasileña considera la inyección de recursos de unos 1,5 millones mensuales en la economía de la ciudad. Los cálculos sólo consideran los salarios pagados a un grupo formado por ingenieros y geólogos del área E&P de gas natural, 300 como máximo, además de los profesionales de recursos humanos y telecomunicaciones, que ocuparán los cargos de gerencia en la unidad.

El proyecto prevé inversiones como la construcción de una planta de gas natural en el municipio de Caraguatatuba. Esta planta, que deberá procesar 7,5 millones m3/día de gas, será alimentada por un gasoducto de 32 a 34 pulgadas, desde Merluza, hasta el continente. En una segunda etapa, el proyecto se propone ampliar la capacidad de la Unidad de Tratamiento de Gases del Litoral Norte, a 15 millones m3/día. Y con la construcción del tercer módulo, el procesamiento llegará a 22 millones m3/día, lo que también exigirá una ampliación de la Refinería Presidente Bernardes (RPBC).

Estas inversiones previstas para la región de Baixada Santista representarán un aumento de 12 millones de m3 por día en el suministro de gas al mercado del sudeste brasileño a partir del segundo semestre de 2008. Y hacia el final de 2010 ese volumen será de 30 millones de m3/día --el equivalente a la capacidad del gasoducto Brasil-Bolivia--. La expectativa es que en 2011 se produzcan cerca de 100 mil barriles diarios de petróleo.

Toda esta inversión, que deberá inducir un crecimiento económico en la región, debe venir acompañada de medidas que garanticen la continuidad de la productividad local en los sectores del Polo Petroquímico y Siderúrgico de Cubatão. De nuevo, en cuanto se refiere a Baixada Santista, la falta de estructura, logística y mano de obra, por la atención al sector petrolífero, puede provocar impactos en otros sectores, como la elevación de las rentas y los salarios.

En este sentido, el éxodo profesional o la migración pueden ser inevitables. El sector petrolífero debe ofrecer mejores condiciones, lo que puede tener impacto sobre otros sectores. Hay una gran necesidad de formación de mano de obra local a partir de las unidades educacionales de enseñanza: fundamental, medio, profesional, de grado y posgrado, infraestructura de hoteles, posadas, restaurantes, inmobiliarias, empresas de tercerización y de profesionales liberales, todo esto para atender y acompañar el nuevo momento de crecimiento.

A corto plazo, la sociedad de la Baixada Santista podrá respirar el gas y su superestructura deberá estar atenta en las áreas de investigación, desarrollo, exploración y producción de hidrocarburos, sin dejar al margen el icono del desarrollo histórico de Santos, que es el puerto, las petroquímicas y la siderurgia. Hipotéticamente, más riqueza supone crecimiento económico, maximización de la inversión, aumento de la renta y los salarios y el inevitable progreso, en particular si se considera que se trata de una actividad que utiliza un insumo de ciclo finito.

Y en estos términos, las perspectivas apuntan en dirección a una mejora sustancial en la calidad de los productos finales e intermedios en la región y en una mayor uniformidad productiva. El escenario en cuestión puede ser relevante para la economía de la Baixada Santista y la preocupación, como se dijo, pasa a ser cómo lidiar con las altas inversiones, con las demandas por servicios, ciencia y tecnología (C&T), sin reducir la capacidad de las recientes reservas probadas de la región, pues según expertos en economía, "en la medida en que la naturaleza integre el sistema económico, la estructura y el desempeño de la producción de los recursos que se agotan, merece ser estudiada".