oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
BOLIVIA - El Vice y sus verdades sobre la nacionalización de los hidrocarburos Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Bolivia
Martes, 20 de Septiembre de 2011 02:28
García Linera dice que el Estado se queda con el 74% de la renta petrolera y que la estatal YPFB produce directamente la mitad del gas y el petróleo de Bolivia. Aquí sus cifras y el texto completo de su defensa de la nacionalización petrolera del MAS

Plataformaenergetica.org (La Paz, 29/07/11).- "Desde el 1 de mayo del 2006, el gas y el petróleo ya no cuentan más como activos de ninguna empresa extranjera, y su uso, destino, precio, función y administración en territorio boliviano son de exclusiva responsabilidad y dominio del Estado a través de YPFB", asegura el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera.

En un extenso documento denominado "El oenegismo, enfermedad infantil del derechismo" (que puede ser descargado en su integridad de la web de la Plataforma, ver link al final de la nota), el Vicepresidente defiende la forma y los resultados del decreto de nacionalización del 1 de mayo de 2006.

"Ser propietario (artículo 1 del Decreto) y encima apropiarse de la riqueza que esas materias primas generan (artículo 4 del Decreto) es la clave de su control real, material y efectivo. Y eso es justamente lo que se hizo con el Decreto de Nacionalización: nacionalizamos las materias primas hidrocarburíferas y además nos apropiamos de la riqueza económica que ellas generan por su uso y venta. El Estado boliviano tiene uno de los Goverment take (control de la ganancia gasífera a favor del Estado) más altos del mundo", dice.

LOGROS DE LA EMPRESA ESTATAL

Citando datos de la estatal petrolera, García Linera sostiene que "esta expansión de actividades de YPFB le ha permitido pasar de una diminuta oficina de archivos a una Empresa Corporativa que produce directamente el 50,7% del total del gas natural, el 46,7% del total de crudo (50,2% del condensado y gasolina natural y 19,5% de petróleo), el 89% del GLP de plantas y el 94% del crudo procesado en el país".

El documento señala que "de esta manera, luego de 5 años de la nacionalización, y en medio de una hecatombe de la masa crítica profesional con capacidad de asumir responsabilidades a favor del Estado, YPFB ha logrado:

1.- Recuperar la propiedad estatal absoluta de los hidrocarburos cualquiera sea su estado y ubicación territorial.

2.- Controlar la cadena hidrocarburífera, desde la exploración, extracción, hasta el procesamiento, transporte y comercialización.

3.- Apropiarse del valor de la producción y de la ganancia hidrocarburífera para el país, que es la base y contenido material y real de cualquier proceso de nacionalización en el mundo.

4.- Gestionar directamente el proceso técnico en numerosos campos de gas y petróleo del país".

PAGO DE INDEMNIZACIONES

En su documento, el Vicepresidente desmiente, además, que las indemnizaciones que se están pagando a las petroleras sean "leoninas". "Hasta ahora en total sólo se han indemnizado 374,6 millones de dólares", dice. Según esos datos se habría pagado como indemnización a las petroleras: 240 millones por Transredes, 6,24 millones por las acciones de YPFB Andina, 112 millones por YPFB Refinación, y 16,44 millones por YPFB Logística, quedando en etapa de negociación las acciones de YPFB Chaco (Flamagas) y YPFB Aviación.

"El Estado tomó una buena decisión con la nacionalización de los hidrocarburos que no sólo le ahorró juicios y abogados por decenas de millones de dólares y un futuro cierto de caer en manos de tribunales internacionales que siempre fallan a favor de los privados, sino que además, el patrimonio que se recuperó es muchísimo mayor a la indemnización, obteniéndose también ganancias significativas que alimentan las necesidades de la empresa y del país", agrega al destacar que "el Estado indemnizó 374,6 millones de dólares y ahora es propietario y administra 4.034 millones de dólares".

"A 5 años de la nacionalización de los hidrocarburos, el patrimonio total de YPFB Corporación, al 31 de diciembre de 2010, asciende a 5.786 millones de dólares. Ese es un gran resultado para el país, fruto de una decisión política acertada de nacionalización de los hidrocarburos", agrega el documento.

BENEFICIOS PARA EL ESTADO

Según García Linera, "el Estado se queda de manera directa con el 50% de impuestos (IDH + Regalías) + la Participación de YPFB + Impuestos al Upstream + Patentes. Con ésta fórmula de la nacionalización, del total del valor bruto de producción generado por el sector hidrocarburífero, sin descontar nada (ni la retribución del titular), el Estado boliviano se queda en promedio con el 74%".

"Y si descontamos los costos de producción, los llamados costos recuperables, el Estado boliviano, en promedio, se queda con el 90% del total de la ganancia generada por el sector hidrocarburífero".

"Ése es el Goverment Take boliviano, es decir, el beneficio del Estado en términos porcentuales, que si no es el más elevado del mundo, se encuentra entre uno de los más altos. Por su parte, las empresas extranjeras contratadas para brindarle servicios al Estado, se quedan con el 10% restante de la ganancia del sector", agrega.

RETRIBUCIÓN POR INVERSIONES

Sobre la retribución a las petroleras por las inversiones realizadas, el documento explica que "los ingresos que hoy disfruta el Estado, entre el 2006 al 2010, de 9.478 millones de dólares entregados a gobernaciones, alcaldías, universidades, al TGN, al Fondo Indígena y a YPFB, en parte son fruto de inversiones hechas en los años recientes, pero ante todo de inversiones realizadas en años previos a la nacionalización que deben ser reconocidas".

"Las petroleras dijeron que invirtieron 3.673 millones de dólares hasta antes de la nacionalización, de los cuales se habían depreciado 1.048 millones de dólares, por lo que se les tenía que reconocer 2.624 millones de dólares".

"El Ministerio de Hidrocarburos realizó las auditorías correspondientes y al final se comprobó objetivamente que había una inversión previa a la nacionalización, aún no depreciada, de 2.097 millones de dólares, y eso es lo que se reconoció que se debía devolver como costos recuperables en un plazo de 6 años desde el 2006. El resultado final da este balance: se reconocen 2.097 millones de dólares a ser pagados en 6 años hasta el 2012".

YPFB, UNA EMPRESA CORPORATIVA

El documento señala que YPFB avanza y seguirá dando saltos cualitativos en su consolidación como "empresa madre de la nacionalización". Por ello, el Vicepresidente cuestiona las críticas que se hacen sobre YPFB: "¿Se puede decir que es "marginal" cuando es responsable del 50% del gas producido en el país?, ¿Se puede decir que es "residual" cuando está a cargo de más de 29 campos de gas y 13 de petróleo?, ¿Se puede decir que es "ineficiente" cuando sus empresas subsidiarias tienen una rentabilidad promedio del 9% anual?, ¿Se puede decir que no tiene "capacidad de gestión" cuando le ha entregado al país 9.478 millones de dólares en 5 años, que es más de lo que la anterior YPFB le entregó a Bolivia desde su nacionalización en 1969 hasta su destrucción en 1996?".

"YPFB está avanzando, creciendo y madurando. Aún le falta muchísimo: tiene que ampliar su capacidad de exploración y explotación en áreas estratégicas del país, capacitar todavía más a su personal para que tenga a los mejores profesionales del país y del continente, descubrir más petróleo, acelerar los procedimientos, colaborar con la industrialización pues YPFB cuenta con la planta técnica más calificada del Estado", agrega.

El texto completo del documento de García Linera está disponible en la web de la Plataforma Energética (ver link al final de esta nota).

 

FUENTE: Plataforma Energética