oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
“Hay continuidad de neoliberalismo energético desde la dictadura” Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Martes, 26 de Enero de 2016 00:00

Entrevista de La Izquierda Diario con Martín Álvarez, investigador del OPSur. La baja del precio internacional del barril de petróleo, continuidades y diferencias entre las políticas de Cambiemos y el kirchnerismo para el sector, la renegociación de los contratos petroleros, la crisis en nuestro país y Vaca Muerta, son algunos de los temas tratados. En la próxima entrega abordaremos la extracción con métodos no convencionales, más conocida como fracking. Puits non conventionnels dans la zone de Loma Campana, a 8 km d'A?elo.

Desde diciembre la zona del Golfo San Jorge está viviendo una situación de incertidumbre y expectativa por la baja del precio internacional del petróleo. Lo que llevó a movilizaciones y asambleas de miles de operarios como hacía mucho tiempo no se veía, especialmente en Chubut. Hoy por la tarde se reunirá el gobernador Mario Das Neves y dirigentes sindicales con ministros del Ejecutivo Nacional y representantes de Pan American Energy (PAE), YPF y Tecpetrol, para tratar de llegar a un acuerdo para la venta del barril de exportación.

Desde La Izquierda Diario venimos siguiendo este conflicto, expresando siempre la voz e intereses de los miles de trabajadores afectados. En esta ocasión, mientras aguardamos las resoluciones de esta tarde, y la respuesta de los petroleros del sur argentino, compartimos la entrevista que le realizamos el miércoles de la semana pasada a Martín Álvarez, investigador del colectivo Observatorio Petrolero Sur.

En esta primera entrega que hacemos de la extensa charla que mantuvimos, se abordan temas como la crisis internacional del sector a partir de la baja del precio del petróleo, la política energética de las últimas décadas en el país, la renegociación de los contratos petroleros que se produjeron en los últimos años, el papel de las burguesías nacionales en el sector y los cambios y continuidades que se perciben en los pocos días que llevamos del gobierno de Mauricio Macri respecto de los doce años de kirchnerismo en el poder. En la segunda parte de la entrevista nos centraremos en el fracking y Vaca Muerta, la misma será publicada en los próximos días.


¿A qué se debe la baja del precio internacional del petróleo?

Es multicausal, tiene diferentes aristas. Por un lado estamos viviendo una crisis nuevamente del capital. Y dentro de ese marco de este sistema capitalista se dieron diferentes situaciones que conjugadas llevaron a una crisis en términos del valor del barril de petróleo, que realmente ha golpeado de manera muy fuerte. Por un lado tenemos una recesión en la economía China. Por otro, tenemos otra economía que consume e importaba mucha energía, que es Estados Unidos, que es uno de los países que más consumo energético per cápita tiene. Estados Unidos a partir del 2005 comienza con toda esta locura del fracking y logra llegar al autoabastecimiento.

Por lo tanto, dos de los mayores países consumidores comienzan a demandar menos en el mercado. Además, también tenemos las situaciones que van pasando en los países de Medio Oriente. Nosotros pasamos de las guerras del golfo en los noventa a tener todo un proceso de convulsiones políticas dentro de países productores de petróleo de esa región, que llevó a que saquen menos al mercado. Y ahora pasamos a tener casi otra lógica de esa situación. Hoy vemos que ISIS (Estado Islámico de Irak y el Levante, por sus siglas en inglés) vende y mete petróleo de manera ilegal al mercado, que entra por Turquía y hace un camino hacia Europa, legalizado y blanqueado. Por lo tanto, en los lugares donde hay conflictos se está sacando petróleo al mercado cosa que antes sucedía lo contrario. Y ahora le tenemos que sumar una nueva variable, que es la que generó este desplome último: tiene que ver con que había un gran productor de petróleo que estaba sancionado, que era Irán y comenzó a meter más petróleo en el mercado. Por lo tanto, adonde vos tenés más oferta y menos demanda, el precio se desploma. A todo esto, si queremos complejizar un poco más, tenemos que agregar que los precios de los commodities también vivieron un desplome a nivel internacional.

¿Qué características tienen las políticas hidrocarburíferas de las últimas décadas en el país?

Nosotros lo que vemos en el análisis nacional es una continuidad de un neoliberalismo energético, que se dio desde la dictadura hasta el día de hoy. No hubo marcos de cambios en ese sentido. Nosotros podemos pronunciar el nombre soberanía energética, ahora si el país y el gobierno no trabaja en función de generar un cambio en la matriz energética, productiva y económica, realmente no estamos hablando de cambios de lógicas. Y mucho más cuando la intervención del Estado tiene que ver con brindarle las mejores garantías a las multinacionales extractivas. Tuvimos en el 2012 una expropiación del 51 por ciento de los activos de Repsol, le pagamos a Repsol una plata inmerecida, pero además de eso se realizó la ley se soberanía energética y se ejecutó todo un plan de acción para llevar adelante la explotación de los no convencionales en Vaca Muerta, que realmente no es ni más ni menos que generar todo un marco y un preludio de una nueva entrega y saqueo. La transferencia público-privada para que eso pueda funcionar es enorme.

Desde que comenzó la locura del fracking en Vaca Muerta llevamos un aumento sistemático del precio de los combustibles que rondará hoy en los 270 por ciento. Es decir, que el desarrollo y el poder tener esa política del precio desacoplado del valor internacional lo pagan los trabajadores. Por ejemplo, el barril de Comodoro Rivadavia, que es un petróleo muy pesado que se llama Escalante, una partecita se refina en Argentina y el resto se exporta. Ese precio de barril el kirchnerismo lo sostuvo a unos 60 dólares más o menos. Hoy el gobierno de Macri bajó el valor, por lo tanto generó toda esta crisis que hay. Nosotros en la cuenca neuquina tenemos un petróleo que se llama Medanito, que está destinado principalmente a las refinerías. Ese petróleo está subsidiado o el valor del barril en su momento fue de 70 dólares y hoy quedó a 67 más 3 dólares, está en 70 dólares.

En ese sentido hay una transferencia a la población, es decir va del precio del surtidor al bolsillo de las multinacionales petroleras. En eso no tenés mucha más vueltas que darle. Pero por otro lado tenés toda una financiación monstruosa de lo que son las obras de infraestructura a través de endeudamiento público. Por ejemplo, Vaca Muerta y la locura de los no convencionales, se sostiene mucha de su infraestructura con endeudamiento público. Es decir créditos del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) para hacer rutas, para los puentes, para llevar agua hasta los yacimientos, etcétera. Ahí tenés una nueva transferencia público privada importante hacia las multinacionales.

¿Cómo han sido las renegociaciones de contratos petroleros que se produjeron en los últimos años?

Los contratos son leoninos. Ahí podemos divisar el papel de las burguesías locales. Vos tenés por un lado lo que hace el Estado, su intervención con diferentes líneas políticas para beneficiar a las corporaciones multinacionales porque piensan en global. Lo que hace el Estado es intervenir beneficiándole para generarle competitividad, y ese precio del barril desacoplado es parte de eso, darle rentabilidad. Ahora, el Escalante está menos primero porque es otro tipo de petróleo, pero también porque las operadoras que están ahí son locales. Y ahí vamos al papel de las burguesías locales. Las burguesías locales no tienen esa planificación del plano global de las multinacionales que dicen bueno, yo pierdo acá en Ecuador pero gano acá.

Por ejemplo, con Pan American Energy (PAE) podemos ver cómo será el papel que juegan los chinos y los británicos que están asociados junto con Bulgheroni. Ahora Bulgheroni planifica en la Argentina, tienen incidencia en Argentina, y el único papel que tienen hacia afuera es que son los grandes fugadores de capitales cada vez que tienen ganancias. Bulgheroni fue uno de los que entró cuando el kirchnerismo abrió el blanqueo de capital, pero lo hizo en función de que tenía capitales fugados afuera. Vos ves que estas burguesías autóctonas, dependientes, que apenas ganan dos mangos lo fugan y se lo llevan a paraísos fiscales. Entonces el nivel especulativo es muy grande. Cuando no tienen altas rentabilidades, entran en crisis inmediatamente y empiezan a generar los vaciamientos o los procesos especulativos. Por lo tanto, en una actividad económica con tantos cimbronazos lo que termina pasando es que tenés despidos, suspensiones, bajadas de equipos, todo el tiempo. Y que además dependen mucho de empresas prestadoras de servicios donde tenés un montón de trabajadores. Allí también tienen esa lógica especulativa. El papel de esas burguesías locales es muy importante.

PAE recibió el año pasado el aval por parte del gobierno para conseguir un crédito externo a una tasa nunca vista. Es decir, cuando los obreros de Zanon iban al gobierno nacional y le decían “ayúdenos para conseguir un crédito”, respondían, “bueno, sí”. Pero cuando iban a hacer los trámites para el crédito, tenían el 34 por ciento anual. Fue Bulgheroni y consiguió 520 millones de dólares a una tasa anual de un 7 por ciento. ¿Quién es el garante ante los prestadores de Bulgheroni? El estado.

¿Qué significa la designación de Juan José Aranguren en el ministerio de Energía y Minería?

Eso que se plantea que es la “CEOcracia” no es ni más ni menos que eso. Hay un nuevo carácter en cuanto a las políticas que se pueden ir dando que tienen que ver con la secretaría de Medio Ambiente, con el tema del rabino Bergman (Sergio), donde vimos que ingresaron varias de las ONGs ambientalistas tipo Vida Silvestre y Greenpeace. Entonces podemos empezar a encontrarnos hoy como novedad un discurso de capitalismo verde, que suele ser muy abrazado por distintos sectores de derecha internacional. Eso como característica inmediata.
Después la política de Aranguren es un tipo que fue veinte años el CEO de Shell, fue un acérrimo opositor a Kirchner. Recordemos que en la Ofephi (Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos) apoyaron todos a Daniel Scioli, firmaron un acta acuerdo donde Scioli se comprometió a mantener el precio del barril, y además a hacer un aumento en el millón de BTU, que es un aumento a la producción gasífera. Mientas todo eso ocurría, Aranguren le respondía “júntense, hoy nos conviene más hacer energía eólica que financiar Vaca Muerta”. Los chicaneaba. Es decir, como Macri no tenía ni pensado ser presidente, Aranguren no tenía pensado ser el futuro ministro de Energía. Entonces, están improvisando. Y en este sentido hasta ahora lo único que hicieron fue modificar algunos valores en los precios de los barriles, pero tenerlos desacoplados, es decir seguir subsidiando el precio del barril interno. Y después hizo una promesa de un aumento en el precio del gas para poder llevar adelante, y además está haciendo acuerdos tanto con Chile como con Bolivia para poder empezar incorporar gas y no tener que depender tanto de los buques. Es decir, se están reacomodando las medidas que van a tomar. Por ahora es una continuidad. Aumentaron las naftas este mes un 6 por ciento, ahora en marzo van a aumentar un 6 por ciento más.

Información Relacionada

Comodoro Rivadavia: más de 15 mil petroleros marcharon contra posible ola de despidos

Comodoro Rivadavia: miles de petroleros decidirán hoy cómo continuar plan de lucha

Crisis petrolera: mientras los trabajadores resisten, el PJ muestra los dientes

La Izquierda Diario