oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
Malas Compañías Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Martes, 19 de Enero de 2016 00:00

La semana pasada YPF anunció un nuevo acuerdo en Vaca Muerta, el primero en la era Macri. Se trata de una inversión de US$ 500 millones con la empresa American Energy Partners, de la que poco se conoce en la Argentina. Según información reunida por el geógrafo Roberto Ochandio, el presidente de esta empresa, Aubrey McClendon, es un reconocido personaje en EEUU. McClendon fue CEO de Chesapeake -la segunda extractora de gas de ese país- cargo que tuvo que dejar por el endeudamiento que dejó en esa compañía y sus malas prácticas empresariales, además de un lujoso estilo de vida. Luego de Chesapeake, McClendon fundó esta nueva petrolera, que ahora está lista para desembarcar en Vaca Muerta. 

Forbes-cover102411
Como el “Millonario más  imprudente de EEUU.” calificó la revista Forbes al cuestionado McClendon (21/10/2011)

Por Roberto Ochandio.- De acuerdo a la noticia publicada el 15 de Enero de 2016 por Reuters, Clarín y otros, YPF firmó un acuerdo preliminar con American Energy Partners LP (AEP) para la explotación de shale gas en Vaca Muerta. El acuerdo prevé la inversión de 500 millones de dólares en el área Bajada del Añelo, provincia de Neuquén. La explotación seguirá hasta el 2018 y se podrían unir otras compañías petroleras como la provincial Gas y Petróleo de Neuquén (G&P), y Pluspetrol.

Sin embargo la noticia se queda corta de detalles. El CEO de American Energy es nada menos que Aubrey McClendon, un viejo conocido en los mercados de los EEUU no precisamente por sus buenas prácticas comerciales.

Aubrey McClendon, junto a Tom Ward fueron los fundadores de Chesapeake Energy, enfocándose en tecnologías de punta dedicadas a la explotación de gas no convencional (shale gas). De acuerdo a Richard Heinberg en su libro “Snake Oil: How fracking’s false promise of plenty imperils our future” (2013),“Chesapeake en pocos años llegó a ser la segunda compañía productora de gas de los EEUU, basándose en la producción de los yacimientos Barnett, Fayetteville, y Haynesville, siendo McClendon el CEO mejor pagado entre las compañías S&P 500.”

“La fortuna le sonreía a McClendon y éste la acompañaba con un estilo de vida lujoso. Sus posesiones personales incluían mansiones en varios estados y en la isla de Bermuda, más 16 botes de colección valuados en nueve millones de dolares. Este estilo de vida era en parte financiado mediante el uso de sus propiedades como garantía colateral para comprar aun más propiedades (1)

“Pronto sus críticos comenzaron a hacer comparaciones entre Chesapeake y Enron, la compañía que se disolvió después de haberse descubierto sus negocios sucios (2) (3). Entre ellos, el flujo de dinero durante los últimos diez años no alcanzaba para cubrir los costos de exploración, desarrollo, y adquisiciones, lo cual sorprendía a sus inversores más importantes.”

“¿Cómo hacia plata Chesapeake? Aprovechando el auge del gas no convencional, compraba permisos de explotación y los revendía a inversores europeos o chinos con un margen de ganancia. La ignorancia sobre los detalles técnicos de estos yacimientos impedía a estos inversores entender que los hidrocarburos no convencionales se concentran en unos pocos sweet spots, es decir lugares limitados con una importante concentración de hidrocarburos. Fuera de los sweet spots la producción es realmente pobre y por eso McClendon se los sacaba de encima. Entre sus instrumentos financieros especulativos se encontraba el uso de derivativos, permutas de incumplimiento crediticio sintéticos, y negocios financiados con poco o ningún respaldo, tal como lo había hecho Enron en los años 1990s.”

“Eventualmente, los negocios sucios obligaron a McClendon a renunciar a su posición como CEO de Chesapeake. Se encontró que declaraba como viajes de negocios a los viajes personales de placer que hacía a Europa con su familia, al mismo tiempo que usaba a los empleados de Chesapeake para hacer trabajos millonarios en su casa particular. Además, asignó a sus compinches en posiciones del directorio de Chesapeake, a los cuales les brindaba compensaciones extraordinarias. Invirtió dinero propio en pozos propiedad de Chesapeake y luego usó estas inversiones como colateral para obtener préstamos de hasta 1550 millones de dólares. Al mismo tiempo, usaba préstamos de los miembros del directorio para invertir en fondos privados especulativos desde las oficinas de Chesapeake (4).”

En ese momento Chesapeake ya era una compañía que cotizaba en la bolsa, y McClendon la usó para enriquecerse personalmente. Se fue, dejando a Chesapeake en una situación bastante precaria la cual, sumada a la inestabilidad de la explotacion de shale gas, obligó a Chesapeake a vender parte de sus activos fijos para poder pagar sus préstamos.

Luego de su aventura con Chesapeake,  McClendon fundó una nueva compañía, American Energy (5), la cual hoy tenemos el dudoso honor de tener en la Argentina lista para trabajar junto a YPF en la explotación de Vaca Muerta.

Es decir, YPF primero se unió a una compañía con antecedentes delictivos como Chevron. Luego se une a American Energy, liderada por un conocido tránsfuga y delincuente de los EEUU, conocido por sus negocios turbios. Más aún, YPF misma está siendo cuestionada por la ilegalidad del contrato que firmó con Chevron, por el avasallamiento de los derechos de los pueblos originarios que habitan Vaca Muerta, y por la falta de licencia social para llevar a cabo su explotación ilegal en esta formación.

Cabría pensar que, de la mano de Galuccio, nuestra YPF nacional e impopular nos deja una vez más en mala compañía. Al mismo tiempo, prestemos atención para que Galuccio no haga propias las prácticas comerciales de su socio McClendon.

Referencias

  1. Christopher Helman, “ The Two Sides of Aubrey McClendon, America’s Most Reckless Billionaire,” Forbes, October 5, 2011, http://www.forbes.com/sites/christopherhelman/2011/10/05/aubrey-mcclendon-chesapeake-billionaire-wildcatter-shale/.
  1. Christopher Swann and Robert Cyran, “Did Chesapeake miss Enron lessons?” Reuters, May 22, 2012, http://www.slate.com/blogs/breakingviews/2012/05/23/did_chesapeake_miss_enron_lessons_.html
  1. Christopher Helman, “Here’s What The Analyst Who Uncovered Enron Thinks About Chesapeake,” Forbes, June 4, 2012, http://www.forbes.com/sites/christopherhelman/2012/06/04/enron-chesapeake-olson/.
  1. John Shiffman, Anna Driver, and Brian Grow, “Special Report: the Lavish and Leveraged Life of Aubrey McClendon,” Reuters, June 7, 2012, http://in.reuters.com/article/2012/06/07/us-chesapeake-mcclendon-profile- idINBRE8560IB20120607.
  1. Nicholas Sakelaris, “Aubrey McClendon Back in the Game with New Oil/ Gas Company,” Dallas Business Journal, April 19, 2013, http://www.bizjournals.com/dallas/news/2013/04/19/aubrey-mcclendon-back-in-the-game- with.html.