oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ARGENTINA - Sideral pago bajo la mesa a REPSOL por la expropiación de YPF Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Martes, 06 de Mayo de 2014 10:27

ARGENPRESS

A principios de febrero pasado, a la par que se anticipaba públicamente un inminente arreglo con REPSOL por la estatización parcial de YPF, esta informó que había llegado a un acuerdo con APACHE para la compra de los activos petroleros que esta empresa norteamericana tenía en nuestro país. Lo cual a todas luces se trataba de una operación a contramano de nuestras necesidades, ya que reportó una descapitalización neta y consecuente giro de divisas al exterior por U$S 852 millones según la versión de APACHE, en momentos en que el país enfrenta una grave penuria de divisas.

 

Monto que una sana administración de YPF destinaría en todo caso a desarrollar nuevas áreas de explotación del petróleo, para aumentar la producción y llegar al autoabastecimiento. En lugar de adquirir áreas que ya están en explotación, y tener a la par que ceder áreas propias para atraer inversores extranjeros, como hizo YPF con Chevrón y otros. A los supuestos efectos de lograr lo mismo, y tratar a la par de conseguir el ingreso de algunas a nuestro país.

A esa incongruente operación en ciernes, se sumo el hecho de que en su informe YPF expresaba que compensaba parcialmente esa compra, con la cesión de activos en Vaca Muerta a Pluspetrol SA, "por el cual le otorga, a cambio de 217 millones de dólares, porcentajes de participación correspondientes a Apache Energía Argentina S.R.L. en tres concesiones y cuatro contratos de UTE, como así también una participación correspondiente a YPF en un contrato de UTE."

Seguidamente a fines de febrero, tanto el gobierno, como REPSOL e YPF, informaron formalmente respecto el acuerdo que habían arribado por la estatización parcial de esta última. Y a principios de marzo YPF por su parte, informó escuetamente del cierre de la compra de los activos de APACHE en Argentina. Pero sin hacer mención alguna a la operación colateral con Pluspetrol, como si esta fuera de incógnito, o dependiera de otros acontecimientos.

Plusprecio para REPSOL a través de Pluspetrol

Pero es el caso de que esta simultaneidad de operaciones, sumada al hecho de que el gobierno ya había ofrecido a REPSOL públicamente compensarla parcialmente con activos en Vaca Muerta. Mas el detalle de que Pluspetrol es fuerte socia de REPSOL en múltiples emprendimientos. Con el agregado de que el precio pagado por Pluspetrol parece ínfimo, llevan a la vehemente sospecha de que en realidad esa curiosa cesión de activos a Pluspetrol, sería parte del arreglo del gobierno con REPSOL. Consistente en un subrepticio pago de un plus precio efectuado bajo la mesa, además de los U$S 6.503 millones entregados en bonos, que con su carga de intereses suman U$S 11.265 millones.

Por un lado Pluspetrol es socia de REPSOL en los yacimientos Lotes 56 y 88 en Ucayali, Perú. Donde también tiene como socia común a Hunt Oil, petrolera estrechamente relacionada con la EXXON y Chevron. Compañías del grupo Rockefeller directamente interesadas en el arreglo del gobierno con REPSOL, para poder avanzar en la explotación de Vaca Muerta. Habiendo sido incluso demandada la última de ellas por REPSOL, por la firma del contrato que concretó con YPF a esos efectos. Además Pluspetrol y REPSOL están hermanados en la construcción de la red de ductos para extraer la producción de los mencionados lotes peruanos, y fueron socias en REPSOL - YPF Gas, tal como se puede ver en el cuadro que va al pie, extraído del portal web de Pluspetrol.

Por su parte YPF en su informe a la SEC (Securities and Exchange Commission) del año 2013, asegura que detenta el 45 % de las acciones de Pluspetrol Energy, que a su vez es propietaria de la Central Térmica Tucumán y Central Térmica San Miguel de Tucumán, y de GASA (Gas Argentino SA). Además de tener a dicha firma como consorcista en la explotación de los yacimientos Consorcio CNQ 7/A y Ramos. Por ende Pluspetrol es un socio absolutamente confiable para YPF, como para hacer de subrepticio vaso comunicante con REPSOL.

En tal sentido YPF informó que le cedía farm out a Pluspetrol 1.240 Km2 en Vaca Muerta, pese que esta por su parte ya detentaba 1.986 Km2 en ella, pasando de esta manera a detentar más de un 10 %, convirtiéndose así en el segundo superficiario después de YPF. Lo cual equivalía a más de la mitad de lo adquirido a APACHE, por la que YPF recibirá un importe de U$S 217 millones, a razón de U$S 175 mil el Km2. Cuando conforme a distintas estimaciones, el rendimiento de un Km2 en Vaca Muerta podría trepar a ¡U$S 400 millones por Km2! (U$S 12 billones recursos / 30.000 Km2).

O sea que esa cifra solo representa el 0,4 por mil del rendimiento potencial que se podría obtener en esa superficie. Equivalente a U$S 1.750 la hectárea, como si se tratara de un campo de secano dedicado a la explotación pecuaria. Una insignificancia.

Si uno coteja ese precio con lo escuetamente informado por YPF en relación con el contrato con Chevron por el área de Loma de la Lata Este - Loma Campana, los guarismos resultan totalmente distintos. En este contrato farm in al 50 %, YPF le dio participación a Chevron sobre un área de 395 Km2, a cambio supuestamente de un pago de U$S 1.240 millones, lo que representa para el 50 % del área, una suma de U$S 6,3 millones por Km2, o sea el 1,6 % de su rendimiento potencial. Que pese su exigüidad, es 18 veces superior al precio supuestamente abonado por Pluspetrol en su reciente adquisición.

Un plusprecio descomunal

La diferencia entre el precio promedio supuestamente pagado por Chevron y el abonado por Pluspetrol es de U$S 6,1 millones por km2, que extendido a la superficie cedida a Pluspetrol de 1.240 Km2, representa una diferencia de ¡U$S 7.568 millones!. Y a su vez el rendimiento del total del área representaría una cifra potencial de producción de ¡¡U$S 496 mil millones!! Más que suficiente para que REPSOL se quede muy contenta para siempre, si Pluspetrol resulta ser una pantalla para triangular un sideral pago a favor de ella, sin que la opinión pública argentina se percate de ello.

Las cifras mencionadas son estimaciones promedios, ante la doble reticencia por parte de YPF, de suministrar los detalles de los acuerdos firmados con CHEVRON. Y de detallar cuáles son las áreas cedidas a Pluspetrol en Vaca Muerta, de cuya ubicación depende su potencial rendimiento.

Si la cifra efectivamente abonada por CHEVRON para ingresar como socio farm in de YPF no fuera la informada por esta, ello supondría una enorme defraudación en el contrato con CHEVRON. Al habilitar a un socio con el 50 % de las utilidades a cambio del 50 % de la inversión, sin que pague el derecho por el suelo, que en otros lados requiere sumas cuantiosas.

Y si el insignificante precio pagado por Pluspetrol es por áreas promisorias de Vaca Muerta, que YPF no detalla, esto representaría otra enorme defraudación, solo explicable por que se trata de un pago en negro o por izquierda a REPSOL. Como si la República Argentina fuera un pequeño comerciante quebrado, que da manotazos de ahogado y cede ruinosamente sus bienes por izquierda, para zafar de cualquier manera de la desesperada situación en que se encuentra.

Absurdamente, el hecho de que YPF cotiza en la bolsa, ha llevado a justificar el absoluto sigilo y opacidad con que esta actúa, basándose en una supuesta confidencialidad y reserva a favor de sus inversores privados, la mayoría de ellos extranjeros. Conforme supuestas normas de la comisión de valores norteamericana (SEC) que para Argentina parece haberse convertido en un organismo supranacional al que debe pleno acatamiento, en sustitución de la AGN (Auditoria General de la Nación). Pese a que YPF detenta bienes públicos como el de Vaca Muerta, estimados en U$S 4,2 billones (35 % de U$S 12 billones) equivalentes a doce años del actual PBI argentino.

Con lo cual la famosa "res publica" que es la esencia de la República, se ha transformado en una res privada. Que unos pocos e ignotos directores de YPF, pueden trozar y repartir a su antojo, sin dar cuenta a nadie de para qué y para quién lo hacen.

Para convalidar por parte del Congreso actos anómalos de esta naturaleza, se acostumbra a citar la "ética de la responsabilidad" de Max Weber, contrapuesta con la "ética de las convicciones". Pero en este caso, ante los enormes daños de toda índole causados al país por parte REPSOL detallados en otros escritos, y la vehemente sospecha de la existencia del pago de un enorme plus precio subrepticio en forma paralela, sin la debida aclaración de ello, su convalidación sería una falta de ética e irresponsabilidad enormes. De la cual en algún momento quienes incurran en ellas deberían dar cuenta, para que sean declarados convictos de cómplices en la perpetración de una gravísima defraudación en contra del pueblo