oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ARGENTINA - Los Molles, la otra gran reserva de Neuquén Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Lunes, 21 de Abril de 2014 13:09

CLARIN

ARG4El índice del ingeniero Gustavo Nagel, el presidente de la compañía estatal neuquina GyP, va bajando por el gráfico hasta lo que algunos ya denominan como "la roca prometida": la formación de los Molles, a unos 4.000 o 5.000 metros por debajo de la superficie de la planicie patagónica, entre el río Negro y la cordillera de Los Andes. "Hablamos de Vaca Muerta, pero Los Molles es tan o más importante como reserva de gas y petróleo", explica Nagel, mientras señala en el gráfico que cuelga de la pared en su oficina en la capital neuquina. "La perla de Vaca Muerta es Los Molles", dice la diputada provincial del CC-ARI, Beatriz Kreitman, " es el secreto mejor guardado. La verdad es que tenemos dos Vaca Muerta en su volumen de reservas". Y el gobernador Jorge Sapag cree que hay que estudiar con mucha precisión la situación porque la explotación de Los Molles podría alargar en muchos años los contratos. "El primer paso es Vaca Muerta; el segundo paso será Los Molles", dice.

 

En el campo de Loma Campana, un pequeño sector de la formación de Loma la Lata, trabaja un equipo de la empresa alemana Schlumberger. Es una especie de Naciones Unidas en el desierto patagónico. Son mexicanos, dominicanos, polacos y argentinos de todas las provincias. Hay que vestirse con un mameluco antiflama, botas con puntera de metal, casco, lentes y guantes protectores. La torre Nabors ya está trabajando. Para estar al pie del trepanador se sube por una escalera de peldaños amarillos. Ahí ya se siente el temblor de la perforación, que se acentúa a medida que uno se acerca a la máquina que da vueltas. Todo está controlado por ingenieros que manejan el equipo a través de computadoras ubicadas en un trailer a unos 50 metros y otro operador que hace las maniobras manuales desde una cabina al pie del pozo. Las pantallas indican que se está avanzando a seis o siete metros por hora. Ya están a unos mil metros pasando la primera capa denominada Grupo Neuquén, luego vendrá la Formación Centenario hasta los 2.000 metros, allí aparece la roca denominada Quintuco que va hasta unos 3.000 metros en la que se deja ver la roca esponjosa que encierra el petróleo de Vaca Muerta. Más abajo, entre 4.000 y 5.000 metros está Los Molles. Pero por ahora, la máquina hará una curva a 90 grados para comenzar una trayectoria horizontal sobre la roca que allí tiene un espesor de unos 400 metros, lo que le permite fracturar tanto en forma vertical como horizontal. "Para llegar al horizonte geológico que está abajo del shale, el de Los Molles, nos faltan unos años, pero para entonces vamos a tener mejor tecnología y veremos cada paso de la operación", dice riendo uno de los ingenieros que tiene experiencia de trabajo en pozos petroleros alrededor del mundo.