oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ARGENTINA - Bayer, Roca, Chevron y los mapuches Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Lunes, 29 de Julio de 2013 12:34
APE

-La imaginación de la historia argentina es una cosa increíble. Mis libros que iban a ser quemados en una plaza pública ahora se dan como textos en las escuelas de San Cruz. Y mientras a las putas de San Julián siempre hay flores que la recuerdan, el coronel Varela, asesino de obreros, no tiene ni siquiera una placa...-dice Osvaldo Bayer mientras se le encienden sus ojos celestes como si fuera un pibe de 86 años que, además de escritor, periodista y militante permanente, ahora es actor en un teatro porteño, llevando adelante la representación de "Las putas de San Julián", aquellas que se negaron a tener sexo con los fusiladores de los peones patagónicos de 1921.

 

-¿Por eso será que son los mapuches los que resisten la explotación del Yacimiento de Vaca Muerta de parte de Chevrón? - le preguntamos.

-Es increíble la imaginación de la historia argentina...Porque fijate la responsabilidad del presidente Avellaneda cuando reimplanta la esclavitud en la Argentina. Los jóvenes periodistas deberían ir al Archivo General de la Nación. Allí está todo. Los avisos oficiales que convocaban a la gente a llevarse a una china y un indio para los quehaceres domésticos, después de la llamada campaña del desierto del ministro de guerra, Julio Argentino Roca. Una verdadera vergüenza. Decisiones que no tienen nada que ver con los escritos de Juan José Castelli, Mariano Moreno o Manuel Belgrano...

-Por eso los mapuches defienden su tierra...

-Esas son las grandes deudas de este gobierno que ha hecho mucho. Pero sus grandes deudas son la defensa del medio ambiente y la devolución de las tierras a los pueblos originarios. Y eso se junta con esto de Vaca Muerta y Chevrón. Y la otra gran deuda, no hay democracia verdadera si existen villas miserias. Yo invito a la gente a que vaya a la Villa 31 de Retiro. Porque la mayoría de sus habitantes son chicos que te miran con esos ojos como diciendo "¿y éste quién es?". Como pasa con las guerras donde los que más mueren son los chicos. Por eso mi gran sueño es que se terminen las guerras y las villas miserias...

Es verdad lo que dice Bayer sobre la desmesurada imaginación de la historia en estos arrabales del mundo.

Chevron es el nuevo nombre de la Texaco que antes fue la Standar Oil, la misma que celebró e impulsó el golpe contra Hipólito Yrigoyen, el 6 de setiembre de 1930; la empresa que nació en 1871.

A un año de la primera presidencia de Roca, nacía la abuela de Chevron.

Las vueltas de la vida colectiva y el regreso de los intereses de siempre.

Roca llegó a la presidencia por haber matado a más de 12 mil integrantes de los pueblos originarios y entregar las tierras patagónicas a las familias acomodadas de Buenos Aires y firmas extranjeras.

Los que se resistieron al exterminio fueron los pueblos mapuches y tehuelches.

Ciento cuarenta años después, los intereses dominantes en los tiempos de Roca vuelven por las riquezas patagónicas y, otra vez, son los mapuches los que ponen el cuerpo para defender la tierra de la agresión contaminante ya probada, juzgada y condenada en Ecuador.

-¿Cómo está la causa que le iniciaron los nietos de Martínez de Hoz? - quisimos saber.

-Como ellos piensan solamente en dinero me exigen un millón de pesos como resarcimiento del supuesto mal que les provoqué. Yo no tengo nada más que mi casita. Para colmo la jueza de la causa es una mujer de la dictadura. Por eso apelamos. Pero si pierdo, no me hago problemas, me instalo en la plaza, en la misma plaza que jugaba al fútbol de pibe...-dice Osvaldo Bayer, la mejor síntesis individual de la ética en un país donde todavía florecen los intereses de los defensores de la Standar Oil, Roca y los Martínez de Hoz.

Fuente: Entrevista realizada a Osvaldo Bayer en el programa "Sobre la Hora", de AM 990, Radio Splendid, el sábado 20 de julio de 2013, por Mauro Federico y el autor de esta crónica.