oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ARGENTINA - EXPERTO: INTEGRACIÓN DEL MERCADO REGIONAL DEL GAS TIENE TRABAS GEOPOLÍTICAS Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Lunes, 17 de Junio de 2013 16:10

Plataforma Energética

gas_5El vicepresidente de Relaciones con Gobierno y Aborígenes de la International Gas Union (IGU), Menelaos Ydreos considera además la falta de regulación adecuada y la dificultad para atraer inversiones como otros factores que se deben resolver en torno al mercado del gas natural en Sudamérica.

Los Tiempos (Cochabamba) / 04 de junio de 2013
http://www.lostiempos.com/observador-economico/economia-y-mercados/econo...

Si bien el mercado del gas natural en Sudamérica es estable, pues hay países que lo exportan y otros que lo importan, existen obstáculos como la falta de integración y la falta de valor agregado que le restan competitividad a la subregión, según el análisis del vicepresidente de Relaciones con Gobierno y Aborígenes de la International Gas Union (IGU), Menelaos Ydreos.

IGU aglutina a diferentes países productores y exportadores de gas.

En el evento, los invitados internacionales, entre ellos representantes de Petrobras, YPF de Argentina, de la empresa brasileña de petroquímica Braskem, de la española Técnicas Reunidas y de la coreana Samsung Engineering, entre otros, expusieron las oportunidades de la petroquímica y el Gobierno presentó sus planes de inversión en exploración y explotación de hidrocarburos, además de anunciar la exploración de reservas en áreas protegidas.

Ydreos dijo que, además de la necesidad de aumentar las reservas en la subregión, ve la necesidad de superar las barreras geopolíticas, pues hay mucha desconfianza entre los países, lo que impide maximizar las oportunidades del mercado.

Dijo también que hay dificultad para atraer inversiones a la zona, por lo que se requieren cambios en el ámbito fiscal, una regulación adecuada y mejores condiciones para monetizar el gas.

Al respecto, el especialista en hidrocarburos, Álvaro Ríos, señaló que los países productores de gas natural, en la región, no quieren la integración debido a que eso significa vincularse legalmente y obedecer una normativa conjunta, algo que "sería imposible en América Latina porque tenemos caudillaje y a los gobiernos caudillistas no les gusta estar sometidos (al escrutinio externo)".

Añadió que, en tanto no se supere esa visión, la integración energética en la región no será posible, pues lo que existe hasta ahora son acuerdos de "comercio puro" no de integración.

Por su parte, Bernardo Prado, economista y especialista en temas hidrocarburíferos, dijo que es un "mensaje claro a la política que tiene el Gobierno", orientado a hacer notar que el tema político no debe ser antepuesto a los intereses del país en materia hidrocarburífera.

Añadió que la política en torno al gas natural debe ser de Estado, es decir, que se ejecute sin importar qué gobierno esté en el poder.

Hizo notar que países con un manejo similar de la riqueza hidrocarburífera confrontan problemas como la falta de inversiones para el shale gas en Argentina o los problemas de escasez en Venezuela, a pesar de su riqueza petrolera.

1. Industrialización del gas: Advierten falta de mano de obra cualificada

Bolivia requiere con urgencia personal cualificado para afrontar los nuevos proyectos de industrialización de los hidrocarburos que proyecta el Gobierno, según la evaluación hecha por el consejero director de la empresa española Técnicas Reunidas, José Luis Gutiérrez.

Durante su exposición en el III Congreso Internacional Gas & Petróleo, de YPFB, Gutiérrez citó un estudio de la Fundación para la Producción (Fundapro) que señala que la economía boliviana se funda en un número limitado de empresas que exportan materias primas y un número bastante grande de microempresas que se orientan al mercado interno.

Por otra parte, si bien hay masificación de la educación superior, la calidad debe ser mejorada; por el contrario, la educación técnica no es la opción para la mayoría, a pesar de que en ciudades como Santa Cruz, Oruro, La Paz, Cochabamba y Tarija existe gran demanda de técnicos con mejor remuneración que la ofrecida a los universitarios.

El estudio también señala que hay preferencia para trabajar como empleado en lugar de emprender proyectos propios.

Esas son las razones por las que Gutiérrez señala que la mano de obra de la que actualmente dispone el país es insuficiente para afrontar los proyectos de industrialización de hidrocarburos y que es preciso formar recursos humanos "con urgencia", de lo contrario lo que se avecina es un efecto inflacionario, pues "será un negocio muy grande es manos de muy pocos".

Dijo que una solución, mientras se capacita mano de obra, podría ser un ajuste transitorio al actual porcentaje de participación de obreros nacionales (85 por ciento) y extranjeros (15 por ciento).

La sugerencia de Gutiérrez es un viraje en la educación superior del país, con énfasis en la educación técnica media y superior.

2. IHS CERA: Bolivia debe tener claro su mercado para petroquímica

Bolivia tendrá que dimensionar su potencial y tomar en cuenta la totalidad de las variables del mercado latinoamericano y de la subregión para desarrollar la industria de la petroquímica, fue la recomendación hecha por el experto en petroquímica Mark Eramo, vicepresidente de IHS CERA, una empresa líder en asesoramiento de mercados con sede en Houston (EEUU).

El consultor habló de los desafíos y tendencias de la petroquímica del gas natural a nivel mundial, en la jornada de cierre del III Congreso Internacional Gas & Petróleo, organizado por YPFB Corporación, en Santa Cruz, a fines del mes pasado.

Eramo explicó que la industria petroquímica crece aceleradamente a nivel global, especialmente en las potencias emergentes como China, India, Rusia y Brasil. "América Latina no se queda atrás, hay indicadores de una gran demanda que hacen competitivo e interesante el mercado", precisó.

Los productos petroquímicos se elaboran a partir de un número relativamente pequeño de hidrocarburos, entre ellos el metano, el etano, propano, butano y los aromáticos que derivan del benceno, entre otros. La petroquímica, por lo tanto, aporta los conocimientos y mecanismos para la extracción de sustancias químicas a partir de los combustibles fósiles.

"Habrá una demanda sostenida de productos petroquímicos por parte de la industria médica, transporte, construcción, paquetería y procesamiento de alimentos, entre otros. Para tener una idea del negocio, en los próximos 10 años la demanda crecerá tan significativamente que sólo el mercado norteamericano moverá unos 100 mil millones de dólares, sin contar a los mercados emergentes que realizarán inversiones millonarias en este rubro", estimó.

Respecto al proceso de industrialización de los hidrocarburos, llevado adelante por YPFB, Eramo dijo que Bolivia tendrá que definir sus opciones entre la disponibilidad de sus fuentes energéticas para atender la demanda del mercado interno, la exportación de sus excedentes y la combinación de factores comerciales y de suministros para producir petroquímica a precios competitivos.

"Si tienen gas a bajo costo y saben bien los derivados de los componentes orgánicos que se obtendrán con mayor rendimiento, y tienen claro el mercado donde lo colocarán, será el camino correcto porque el negocio de la petroquímica está esperando a nuevos jugadores", finalizó.

3. Plantas de hidrocarburos, una tendencia mundial

La ingeniería, procura y construcción (IPC) es una industria de servicios que ofrece la construcción de plantas de hidrocarburos y se encarga de la planificación, ingeniería, procura de materiales y equipos, puesta en marcha, operación y mantenimiento, explicó el presidente de la Samsung Engineering, Ki Seok Park.

Ese es el trabajo que desarrolla esa empresa surcoreana, encargada de la construcción de la planta de urea y amoniaco de Bulo Bulo, en el trópico cochabambino, que producirá fertilizantes.

Park, durante su exposición en el III Congreso Internacional Gas & Petróleo, organizado por YPFB, señaló que la industria de la IPC tiene grandes perspectivas de desarrollo debido a una creciente demanda de energía, a nivel mundial. Además porque la tendencia del mercado se orienta al desarrollo de energía no convencional.

Es por eso que la tendencia a contar con plantas de gran envergadura está en aumento por el crecimiento de países en desarrollo y que además son ricos en recursos naturales. También demandarán este tipo de infraestructura aquellos países que quieran mantener precios competitivos.

Park afirmó que la capacitación de técnicos de YPFB será la clave para el éxito de la planta de amoniaco y urea que se construirá en Cochabamba.

"Bolivia está en el proceso, en el inicio de la industrialización, así que tendremos el cuidado de capacitar y asegurar los recursos humanos necesarios. Nosotros estamos coordinando con YPFB para asegurar el proceso de capacitación de ingenieros y técnicos, esto será muy importante para tener éxito en este proyecto", señaló con la ayuda de una traductora.

4. El país debería enfocarse al mercado sudamericano

Bolivia tiene una gran oportunidad de entrar al mercado mundial de la petroquímica por las grandes reservas de gas natural que posee, señaló el director de Tecnimont y Tecnimont KT, Pierroberto Folgiero.

Tecnimont es una empresa italiana especializada en ingeniería de plantas, en particular en el tratamiento de los hidrocarburos (petróleo y gas, petroquímica y fertilizantes), así como en la generación de energía y en infraestructura. En Bolivia se adjudicó el estudio de la ingeniería conceptual de la planta de etileno y polietileno que la estatal petrolera construye en la provincia Gran Chaco del departamento de Tarija.

Folgiero, durante su participación en el III Congreso Gas & Petróleo de YPFB, que se realizó el 23 y 24 de mayo, en Santa Cruz, dijo que uno de los principales mercados de Bolivia debería ser el sudamericano, especialmente Brasil por la magnitud de su economía y las inversiones que realiza, como también la Argentina.

"Ustedes (Bolivia) tienen el gas, ustedes pueden crear un gran valor con la enorme cantidad de gas que tienen, ahora lo están exportando. Se puede desarrollar un producto estratégico y generar un gran valor", explicó Folgiero.

Otros países que utilizan la petroquímica, actualmente están obteniendo resinas del gas de esquisto (shale gas) y Bolivia tiene una gran oportunidad de entrar en el mercado internacional y crear valor al gas que produce, insistió, considerando la gran demanda global de los polímeros.

"Para el 2020, se está esperando que se produzca un exceso de 180 millones de toneladas, estas son cifras que tenemos que guiar y convertir para algo que podemos usar, no solamente para energía, sino para producir algo que alimente nuestros motores", sostuvo el expositor.

5. La caña de azúcar, una opción para producir polietileno "verde"

"Petroquímica es más que sólo bolsas plásticas", dijo el director Superintendente para América del Sur de la compañía brasilera Braskem, Sergio Thiesen, al referirse a la discusión sobre los perjuicios que ocasionan las bolsas plásticas al medio ambiente; en contraposición, resaltó que no se mide la importancia que la petroquímica tiene en la vida cotidiana ya que las resinas termoplásticas están presentes en las sandalias con las que se sale de la ducha, los envases para guardar comida, los juguetes infantiles o los cascos de seguridad en una construcción, entre muchos otros objetos de uso habitual.

Braskem, una compañía global creada en la década de los años 70, exporta cerca del 20 por ciento de su producción, incluso hacia Bolivia, y la tecnología que utiliza le ha permitido desarrollar accesorios a prueba de bala (chalecos), cuerdas, cordeles y redes de pesca, guantes, tejidos especiales y cabos (que sustituyen al metal en exploración submarina).

Asimismo, diseñó cuerdas de plástico para la perforación en aguas profundas, en vez de acero, reduciendo los costos de operación. Estas cuerdas se pueden utilizar en camiones especializados en la minería.

Además, la compañía produce polietileno "verde", que surge como alternativa, ya que pone énfasis en el cuidado del medio ambiente con la captura del dióxido de carbono.

Thiesen explicó que el polietileno "verde" es un biopolímero que resulta a partir del etanol extraído de la caña de azúcar que, en el caso de Brasil, se extrae sólo del 1,5 por ciento de las tierras cultivables, por lo que no hay peligro para la seguridad alimentaria y las perspectivas de crecimiento son importantes. Es "verde" no porque sea reciclable, sino porque su origen, la caña de azúcar, es un recurso renovable.

En cuanto a las perspectivas que tiene Bolivia con el polietileno "verde", Thiesen las consideró favorables, señalando que hay materia prima disponible en Tarija para producir unas 600.000 toneladas al año y que hay mercado potencial interno como también a nivel regional en Brasil y Argentina. Sin embargo, habría que resolver algunos aspectos "críticos" como la logística para la distribución, la competitividad con respecto a otros productores.

Salvando esos obstáculos, reiteró el gran impacto socio-económico de una planta de polietileno poniendo como ejemplo un estudio que señala que, ubicada en un lugar como Puerto Suárez, generaría 5.000 empleos durante su construcción, 1.000 para su operación y unos 4.500 empleos indirectos.

Finalizó señalando que Braskem está "muy interesada" en tener participación en Bolivia, pero existen dificultades para buscar socios debido al contexto de la legislación boliviana.