oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ARGENTINA - La exploración de petróleo en aguas argentinas suma un nuevo foco de tensión con Gran Bretaña Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Jueves, 23 de Febrero de 2012 01:33

Una plataforma de exploración petrolífera con bandera de las Bahamas, Leiv Eiriksson, que fue contratada por dos empresas de capitales británicos, Falklands Oil and Gas Limited (FOGL) y Borders and Southern, habría violado las aguas territoriales argentinas porque habría operado durante varios días a 190 millas náuticas de la Isla de los Estados.

En caso de confirmarse la información podría provocar una nueva escalada en los cruces verbales que se producen entre Buenos Aires y Londres, a poco de cumplirse el 30º aniversario de la Guerra de Malvinas. Los alcances y pormenores de la situación están siendo analizados por las autoridades argentinas para verificar el alcance del incidente denunciado, entre otros sitios, por la página de Internet El Malvinense.

Desde hace quince días que Buenos Aires monitorea de cerca a esta plataforma porque desde el anuncio de su llegada, proveniente de Groenlandia, se informó que operaría en dos pozos exploratorios que se perforaron muy cerca del límite de 200 millas de la plataforma continental exterior argentina. Según afirmó la propia empresa, está previsto que trabaje durante dos meses en ese lugar para trasladarse luego al campo Loligo, adjudicado a FOGL, al este de las islas Malvinas.

"La plataforma tiene capacidad para taladrar a 2.300 metros de profundidad y las aguas en Loligo tienen una profundidad entre 1.300 y 1.500 metros", dijo FOGL en un comunicado citado por la BBC. De acuerdo con la prensa inglesa, el nuevo proyecto de exploración puede ser crucial para la Falklands Oil and Gas Limited porque en los balances financieros del 2010 la empresa figuraba con un cuarto año consecutivo de fuertes pérdidas.

A partir de la presentación hecha por la Comisión Nacional del Límite de la Plataforma Continental ante las Naciones Unidas, Buenos Aires no sólo reclama como propia la zona marítima que está a 200 millas del continente sino que considera que es mucho más amplia y supera incluso al lugar donde están emplazadas las islas Malvinas.

Diplomacia. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, pidió ayer que se trate el reclamo argentino de soberanía de las islas Malvinas en la próxima Cumbre de las Américas, que se hará en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

El ecuatoriano calificó esa situación como "un inaceptable rezago colonial" porque se trata de "un pedazo de Inglaterra a casi 15.000 kilómetros de Londres, al frente de las costas de América latina".

Por otra parte, luego de su visita a República Dominicana, que inició hoy para agradecer el respaldo por las islas Malvinas, el canciller Héctor Timerman viajará a México para participar de una cumbre de ministros de Relaciones Exteriores del G-20.

Debido a algunas críticas a la organización no todos los países enviarán a sus representantes: el Reino Unido de la Gran Bretaña estará entre los ausentes, pero por los Estados Unidos irá Hillary Clinton. Se trata de una oportunidad que podría aprovechar la Argentina para explicar al gobierno de Barack Obama su postura en torno de los últimos pasos dados en la escalada con el premier inglés David Cameron por la soberanía de las islas Malvinas.

Aunque reiteraron su respaldo a que ambos países se sienten a negociar, que había explicitado por primera vez Hillary en una visita en el 2010 a Buenos Aires, los Estados Unidos se despegaron de la denuncia de "militarización del Atlántico Sur" que hizo la Argentina por el envío de un destructor, del príncipe William y presuntamente de un submarino a propulsión nuclear.

El desafío, en la ex Zona de Cooperación

La plataforma submarina Leiv Eiriksson vistiendo bandera de Bahamas fue contratada por las compañías Borders & Southern Plc y Falkland Oil and Gas Ltd para llevar adelante una campaña exploratoria en el ángulo sudoeste del archipiélago de Malvinas.

Lo más desafiante de esa iniciativa es que la superficie marina por explorarse abarca la ex Zona de Cooperación determinada en el Acta de Nueva York en 1996, acuerdo al cual el ex presidente Néstor Kirchner puso punto final en 2006 a modo de represalia política por las iniciativas unilaterales que siempre caracterizó a Gran Bretaña en el litigio de soberanía que se agravó en los últimos tiempos.

Ese frustrado acuerdo definido en cooperación con dirigentes kelper participaron funcionarios y técnicos de la Secretaría de Energía, tal como fue el caso del consultor Eduardo Dávila y de otros expertos que hoy todavía integran los cuadros de esa secretaría de Estado. La nueva iniciativa exploradora podría detonar la réplica de la cancelación de los vuelos comerciales de LAN entre Punta Arenas y las islas vigentes desde 1999.

Por el boicot de la CAAT, las perdidas serán "letales"

El boicot a los buques británicos que anunció la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte en apoyo al reclamo por las Islas Malvinas ocasionará demoras a los barcos del país europeo que resultarán "letales económicamente", afirmó el secretario general del Sindicato de Obreros Marítimos, Enrique Omar Suárez.

El sindicalista explicitó cómo será el boicot y declaró que tienen el apoyo de "todas las confederaciones latinoamericanas". "Vamos -dijo el moyanista- a seleccionar a los buques británicos y los vamos a demorar seis horas de entrada y seis horas de salida, y les vamos a decir a los armadores que se quejen ante el Gobierno de su país".

El CAAT advirtió que el boicot alcanza a buques que presenten otras banderas de conveniencia "que los piratas británicos utilicen", como Bermudas, Islas Caimán, Gibraltar, Panamá y Malta.

 

FUENTE: www.diariobae.com