oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ARGENTINA - Un informe de EE.UU. indica que Chubut tiene Shale Gas Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Miércoles, 11 de Enero de 2012 12:08

Después de más 100 años de explotación tradicional de petróleo y gas, el Estado de Chubut abrió las puertas a la búsqueda de hidrocarburos no convencionales. Estas tareas de exploración se lanzan considerando que a futuro los yacimientos maduros declinarán su producción.

Advanced Resourses, consultora contratada por el Departamento de Energía del gobierno de Estados Unidos para relevar los lugares del mundo donde existirían yacimientos petroleros no convencionales, señala en un informe publicado en abril de 2011 que hay dos formaciones con potencial en shale gas en la cuenca del Golfo San Jorge: Aguada Bandera y el Pozo D-129.

Bajo el título "Recursos de Shale Gas en el mundo: una evaluación inicial en 14 regiones fuera de EE.UU.", Advanced Resourses ubica el potencial del gas exquisito en todos los continentes. Allí incluyeron a la cuenca del Golfo San Jorge con la Neuquina y la Austral. Y consideran que Argentina se convertirá en la tercera productora mundial de shale gas.

El shale gas es el gas natural, sólo que tiene una procedencia diferente: está en una estructura foliada por lo que extraerlo requiere técnicas particulares. Además del shale existen otros tipos como el tight gas, que sería el de mayores posibilidades de encontrarse en el Golfo San Jorge.

POTENCIAL EXQUISITO

"La Cuenca Neuquina de Argentina aparece como la de mayor futuro. También en Argentina el gas exquisito de las cuencas del Golfo San Jorge y Austral-Magallanes tienen un buen potencial, aunque su alto contenido de arcilla podría resultar un riesgo en estos depósitos", explica el relevamiento.

De acuerdo al estudio de Advanced Resourses, en el caso del Golfo San Jorge se divide en dos cuencas de shale: Aguada Bandera y Pozo D-129. La primera tiene aproximadamente 50 Tcf (trillones de pies cúbicos, por sus siglas en inglés) de shale gas recuperable y la segunda tiene 45 Tcf.

Los valores son inferiores a los detectados en Vaca Muerta, Neuquén, la nave insignia de YPF en materia de yacimientos de shale gas, que cuenta con recursos recuperables rondan los 240 Tcf. Mientras, la cuenca Austral tendría dos formaciones: Inoceramus con 84 Tcf y Magnas Verdes con 88 Tcf.

"EE.UU. logró revertir su producción con esta tecnología que actualmente está en Neuquén", señaló el viernes Ezequiel Cufré, ministro de Hidrocarburos de Chubut, al anunciar que la provincia está interesada en explorar sus yacimientos no convencionales. "Si las operadoras acompañan, lo haremos en conjunto. Y si no, la provincia lo va a hacer por sus propios medios", agregó.

"La revolución del Shale Gas", otro informe elaborado por la Escuela de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile en mayo de 2011, afirma que el mismo es demostrado y económicamente extraíble. Y brinda alternativas para transportarlo y comercializarlo.

"El shale gas de la cuenca Golfo San Jorge tendría que ser transportado (como GNL) a algún gasoducto aledaño; o en su defecto, habría que invertir en un nuevo gasoducto en la región. La primera alternativa es factible si los precios de venta son menores que los de las importaciones de GNL por barco", sostiene el texto.

NUEVOS HORIZONTES

Además de la exploración de shale gas, Chubut tiene varias concesiones en áreas marginales (zonas de bajo rendimiento, pero con petróleo y gas recuperable). La búsqueda de petróleo en el mar fracasó en 2010 por no ser viable comercialmente, aunque las operadoras siguen interesadas en invertir en áreas offshore.

Los yacimientos no convencionales requieren inversiones tecnológicas, en especial para administrar la técnica denominada fracking o fracturamiento hidráulico para aumentar el flujo de petróleo o gas de un pozo.

El fracking consiste en crear, con perforaciones horizontales, una red de fracturas interconectadas que sirven como espacios de poros para el movimiento de petróleo y gas natural.

Unido a la polémica en EE.UU. debido al gran volumen de agua que necesitan las empresas para realizar la fractura hidráulica, este método ha logrado que los yacimientos no convencionales salgan de su letargo para convertir zonas improductivas en verdaderas reservas de petróleo y gas natural.

De este modo, Chubut pretende ampliar sus horizontes productivos atrayendo inversiones exploratorias en shale gas.

 


FUENTE: www.elpatagonico.net