oilwatchlogo
 
Inicio   |   Contactar   |   Buscador
Suscríbete al RSS feed o a nuestra lista de correo
 
ARGENTINA - Ex ministro advierte sobre decisión del Gobierno para elevar precio del gas Imprimir E-mail
Petróleo en Latinoamerica - Argentina
Martes, 20 de Septiembre de 2011 02:22
Al igual que con el frustrado gasolinazo, el aumento del precio del gas beneficiará al TGN y a las empresas productoras, y, como siempre, el consumidor pagará la cuenta, dice el ex ministro y ex superintendente de Hidrocarburos, Carlos Miranda

Plataformaenergetica.org (La Paz, 15/09/11).- El documento del ex ministro de Hidrocarburos, Carlos Miranda pacheco, dice textualmente lo siguiente:

DEL GASOLINAZO AL GASAZO


 

La Ley Nacional del Presupuesto permite efectuar reajustes y traspasos al mismo en septiembre para que el presupuesto ejecutado no esté muy alejado del aprobado. La Cámara de Diputados ya tiene aprobada en detalle la nueva Ley de Presupuesto. Aprobada por Senadores, sería promulgada.

Aprovechando esa apertura, la ley que propone la Cámara de Diputados instruye a YPFB modificar los precios internos del gas natural y para ese efecto da ciertas normas generales.

Evidentemente los precios del gas natural para consumo interno siguen siendo los mismos desde 1997. Al establecerse el Sistema Regulatorio, ese año se fijaron los precios del gas en las ciudades a las distribuidoras de gas y también a las termoeléctricas. Para mantener esos precios también se estableció una tarifa única de transporte para el mercado interno: la "Tarifa Estampilla". O sea que el gas natural para el consumidor en Tarija o en La Paz, cuesta lo mismo. La distancia de los campos productores al consumidor no influye igual que la tarifa postal en el país.

Los precios uniformes y la tarifa estampilla fueron establecidos como política energética a largo plazo para estimular el consumo del gas, también para que la industria boliviana tenga una ventaja comparativa y mejore su competitividad. Finalmente para que la termoelectricidad pueda crecer y abastecer el consumo eléctrico, evitando grandes inversiones en plantas hidroeléctricas.

Después de casi 15 años, se puede evidenciar que esas medidas han sido positivas. En 1997 el país consumía casi 2 MMm3/d, ahora consume 8 MMm3/d. Más del 60 por ciento de la electricidad se genera con gas. La mayor parte de la industria con altos consumos de energía, se ha convertido a gas. Se ha establecido el gas vehicular y aunque nos hemos atrasado vergonzosamente también se está progresando en la instalación de redes de gas domiciliario.

Con la ley que se está tramitando, instruyendo a YPFB realice un "ajuste" a los precios, ¿qué pasará? Como la ley no da instrucciones precisas, sino lineamientos generales, hasta que YPFB haga conocer los valores del "ajuste" no se pueden dar cifras concretas de sus efectos. Pero sí se pueden adelantar efectos generales.

"Ajuste" en economía y política nacional es sinónimo de aumento. Si usted Sr. lector conoce un país donde al realizar "ajustes" se bajan precios e impuestos, no vacile en emigrar hacia esas tierras. Cuando lo haya hecho avíseme para que yo lo acompañe.

El proyecto de ley es complicado, dispone que el precio del gas debe ser establecido por calidad y por la cotización del petróleo WTI.

Por calidad se refiere al poder calorífico del gas que se entrega al consumidor. Esto requerirá que cada factura sea acompañada de un análisis. Al utilizar los precios WTI se introducirá volatilidad a los precios. El WTI varía cada día. Como referencia, 6.000 pies cúbicos de gas equivalen energéticamente a un barril de petróleo. Con el precio actual del WTI, el del gas sería $us. 13/MPC, frente los $us. 1.10/MPC y $us. 1.2 que se está cobrando. No creo que se lleguen a esos extremos, pero la intención de subirlos está clara. Para no tener los problemas del "gasolinazo" dictado por Decreto Supremo, esta vez sería por Ley.

A este punto, cabe preguntarse por qué se está por dar un "gasazo". Subirán los precios del cemento, ladrillos y electricidad. Los precios del transporte urbano a gas se elevarán. En general habrá un aumento del costo de vida.

El TGN necesita más fondos. ¿Está el Gobierno dispuesto a pagar los precios políticos? ¿O el Estado quiere virar hacia le economía de libre mercado?

Me inclino a pensar que es la necesidad de más fondos para la política fiscal dispendiosa. Además, el Estado recibirá menos fondos por la baja del precio de exportación.

No creo que el Gobierno quiera aproximarse a la política de libre mercado. La ironía es que al igual que con el frustrado gasolinazo, este gasazo beneficia al TGN y las empresas productoras, y, como siempre, el consumidor pagará la cuenta.

*Carlos Miranda Pacheco es ingeniero petrolero y fue ex ministro de Hidrocarburos y ex Superintendente

**Este es un servicio de la Plataforma de Política Energética, un espacio permanente, plural y abierto a todos, para compartir información, generar conocimiento y promover el debate público sobre los temas fundamentales del sector energético (www.plataformaenergetica.org)

 

FUENTE: Plataforma Energética